miércoles, 25 de julio de 2018

Naruto #68


Me gusta, me gusta el olorcito a final que tiene éste comic ya por los cuatro costados, y me gusta que se vayan “cerrando” distintas etapas. Es un tomo que termina a su manera el combate contra Obito, y lo hace de la mejor (y típica) manera posible: juntando el poder de todos los ninja en una especie de juego de estirar la cuerda en la que la unión acaba por hacer la fuerza.

Son combates espectaculares visualmente, pero muy alejados de las técnicas ocultas o de intentar engañar al rival: aquí la idea es pegar al otro todo lo fuerte que se puede, sin sutilezas.

Luego está la “conversión” de Obito, algo que se veía venir y que se ha preparado durante unos cuantos tomos, lo que hace que se sienta más orgánica de lo esperado. Entonces, malo eliminado, final del manga? No.

Porque como no podía ser de otra manera el malo ahora ha pasado a ser Madara, resucitado y con todo saliendo según sus planes (que seguro que Mashima ha improvisado sobre la marcha, al menos cómo van sucediendo las cosas) que no acaban de cuadrar con lo visto hasta el momento, pero oye: nuevo final boss a derrotar, full power!

Cuatro tomos por delante para terminar y sigue pareciéndome tremendamente entretenido, y con más épica de la esperada.

Publicar un comentario