domingo, 18 de noviembre de 2007

Añoranzas y Pesares

Hace ya unos meses que me leí ésta tetralogía (cuatro libros) que muchos comparan con el Señor de los Anillos. Bien es verdad que se pueden encontrar similitudes entre ambas obras, pero ésta coge un giro distinto prácticamente al empezar, y pese a tener personajes icónicos goza de gran multitud de cosas originales.

A mucha gente éstos libros les producen urticaria, y en parte pueden tener razón. Sobretodo si sólo han empezado la saga; me explico, al empezar el libro de sueltan un tostón infumable, que en ocasiones te hace desear estar muerto. Pero poco a poco (demasiado poco a poco) va cogiendo ritmo, hasta que a mitad del primer libro hace un cambio muy importante, hasta de estilo. De hecho llega a parecer que está escrito por una persona distinta....
Eso sí, si has evitado matarte a cabezazos contra la pared para dejar de sufrir, y has consiguido la no poco épica tarea de llegar hasta la mitad del libro, empezarás a disfrutar de una historia que no por ser típica deja de ser buena.

El argumento nos sitúa en las tierras de Osten Ard, el típico mundo humano, con sus reinos y sus leyendas. El libro empieza con la muerte del rey que ha regido éstas tierras durante las últimas décadas, y la ascensión al poder de su primogénito. Por otro lado tenemos a Simón, un pinche de cocina que trabajo en el castillo del supremo monarca.

El único pero que le encuentro a la saga (aparte del ya citado inicio nauseabundo) es la sensación de acompañar a un protagonista que va dando vandazos por el mundo, sin saber muy bien porqué va de un sitio a otro, y porqué se deja llevar, dando una sensación de linealidad bastante importante.

Los personajes son bastante entrañables, desde Simón hasta Miriamelle (la hija del gran rey); con un malo al que llegas a odiar y unos secundarios muy bien trazados y que evolucionan bien.

En el primero de los libros (El Trono de Hueso de Dragón) se nos presenta el mundo y a los personajes sobre los que va a oscilar la trama. Acompañaremos a un pinche de cocina desde sus excursiones por el castillo hasta su llegada a una gran fortaleza en el norte. En un viaje en el que irá creciendo para llegar a hacerse un hombre.

El segundo libro (La Roca del Adiós) nos muestra a aquél poder superior (como Sauron vaya) que empieza a tocar el mundo. Nuestro protagonista es una especie de héroe, pero que sigue comportándose como el adolescente desorientado que es. En éste libro se nos muestran los viajes que hacen todos los personajes principales hasta que se reunen de nuevo, mostrando también como va la guerra que se ha desatado en el mundo.

El tercero (A Través del Nido de Ghants), sigue con los viajes, pero centrándose un poco más en la hija del supremo monarca y aquellos que la acompañan. Volviendo el mundo cada vez más oscuro y la situación más desesperada.

El último (La Torre del Ángel Verde) da una traca final, donde la cosa se va poniendo más y más negra hasta que explota en el último tramo, con un final que no por esperado deja de ser espectacular. Y da una imagen de cohesión importante, cerrando aquellas cosas que nos habían podido intrigar durante los otros libros.

En fin, una historia de amor, guerra y exploración personal. Con batallas, seres fantásticos, viajes, lugares exóticos, un malo muy malo y todo ello bien trenzado hasta un final que deja satisfecho y con buen sabor de boca.
Publicar un comentario