domingo, 18 de noviembre de 2007

Cambiarse la tele


Llevo unos meses mirando por internet información y precios para cambiarme la tele de la habitación. Y es que ante la inminente (apenas medio año) llegada de la playstation 3, y mi malsano gusto por la tecnología punta, no he podido evitar querer pillarme una tele plana de última generación.

El tubo no me sirve, primero por lo enorme que es, y luego porque no puede ofrecer alta definición, que es al fin y al cabo lo que estoy buscando. Es una pena, porque para ver la tele casi que es lo mejor que hay hoy por hoy...


Lo siguiente es decidirse entre el plasma y el LCD; vistas desde fuera parecen lo mismo, pero su funcionamiento es muy distinto. Para no aburrir pasaré de largo las especificaciones y funcionamiento de cada uno, y diré lo que le importa a alguien que no tenga ni idea y que quiera comprarse una TV nueva. Los plasmas los hacen a partir de X pulgadas, que me parece que son 40, por lo que no es apto para presupestos bajos (como el mío); en cambio existen LCD a partir de cualquier tamaño, y como con una de 26 pulgadas tengo suficiente...

Ahora lo complicado: para qué se quiere la tele? en mi caso para jugar en alta definición. Por lo que tendré de buscar un LCD en el que ponga HD ready... pero eso no es suficiente, porque hay varios tipos de alta definición, que estandarizados son los 720p, 1080i y 1080p. Cada cual da la definición de altura de la pantalla, por lo que a mayor mejor.

Lo malo es que la resolución más alta sólo existe a partir de las 37 pulgadas, por lo que queda descartado. De todas formas, en pantallas más pequeñas no se nota demasiado la diferencia de resolución, así que busco el 1080i (si tiene 1080i, también coge 720p).

Una vez lo tengo más o menos limitado aún quedan por mirar un par de cositas más. La primera es el tiempo de respuesta (lo que tarda en pasar de color blanco a negro), importante si las imágenes en la televisión van a pasar a alta velocidad; y para que no dejase un efecto "estela" en la pantalla al jugar a un juego de coches (por ejemplo) debería ser menor a 14ms (milisegundos). Así que me miro una de 8ms y me curo en salud.

Lo penúltimo es mirar que la tele elegida tenga entrada de HDMI, para poder enchufarle la consola (aunque una que cumpla lo anterior la va a tener en el 99% de los casos).

Y para acabar queda el precio: no debería pasar los 850€, y a poder ser rondar los 600€; lo sufiente para un buen televisor de éste tamaño, sin tenerse de vender un riñón para poder comprarla.

Me esperaré a que pase navidad, a ver si bajan de precio, o mejoran un pelín en cuanto a características; pero una Sony Bravia tiene muchos números para acabar en mi habitación (también lleva un Tdt incoporado).


Publicar un comentario