jueves, 22 de noviembre de 2007

Fundación

Ésta es mi segunda reseña para las página Los Espejos de la Rueda; y digamos que es una primera versión (es probable que haya cambios antes que me la publiquen allí XD). Consideradlo una preview ;):

El autor

Isaac Asimov (1920-1992) nació en Rusia, pero pronto (tenía 3 años) emigró Estados Unidos, donde pasó es conocido como uno de los padres de la ciencia-ficción moderna, pero publicó textos de prácticamente cualquier materia, desde la divulgación científica hasta divulgación histórica.

Su obra más famosa es, sin duda toda la saga de las fundaciones, en particular su primera triología. La saga completa está compuesta por los siguiente libros (listados los editados en castellano):

- El fin de la Eternidad

- Yo, Robot

- Tetralogía Baley-Robots (compuesta por: Bóvedas de Acero/ El Sol desnudo/ Los Robots del amanecer/ Robots e Imperio)

- Ciclo del Imperio (compuesto por: En la Arena estelar/ Las corrientes del espacio/ Un guijarro en el cielo)

- Pre-Fundación (compuesto por: Preludio a la Fundación/ Hacia la Fundación)

- Ciclo Trántor (compuesto por: Fundación/ Fundación e Imperio/ Segunda Fundación)

- Conclusión de la Fundación (compuesto por: Los límites de la Fundación/ Fundación y Tierra)

Asimov era un hombre bastante inquieto, como demuestra lo extenso de su obra, con ideas más bien progresistas y una mente privilegiada (como demuestra el echo de que pertenecía a la asociación Mensa).

La Novela

Ésta novela tiene la particularidad de estar compuesta por cinco relatos cortos, que tienen una continuidad temporal, pero que son independientes entre sí, por lo menos en lo que se refiere a su trama principal; formando todos parte de una trama mayor que avanza conforme avanzan los relatos que la componen.

Nos sitúa en un futuro muy lejano, a varias decenas de miles de años. En un imperio galáctico que ocupa toda la galaxia, y que tiene como sede neurálgica el mundo metálico de Trántor, desde donde el emperador dirige tan vasto Imperio.

Por la misma estructura de la se hace necesario comentarla teniendo en cuenta sus cinco partes, por lo que es más que probable que haya algún spoiler. Intentaré limitarlos lo más posible, pero quedáis avisados:

1.- Los Psicohistoriadores:

Con éste primer relato se nos presenta un Imperio aparentemente fuerte, que ha existido durante más de 12.000 años pero que durante los últimos siglos ha ido decayendo poco a poco. La única persona que se da cuenta de ésta decadencia es Hari Seldon, un psicohistoriador (ciencia que estudia el comportamiento de grandes cantidades de personas de forma estadística), que prevé que el Imperio desaparecerá durante los próximos 300 años, tras lo cual la humanidad se verá envuelta en un período de barbarie de 30.000 años. Como la caída ya no puede ser detenida, intentará manipular la historia mediante la instauración de dos fundaciones en extremos opuestos de la galaxia, para intentar reducir el tiempo de barbarie a tan sólo 1.000 años.

2.- Los enciclopedistas

Han pasado 50 años desde lo acontecido en el relato anterior, y el libro nos sitúa en el planeta de Términus, donde ha sido instaurada la primera de las dos fundaciones, y en la cual se centra todo el libro (a la otra fundación ni se la nombra hasta mediados del segundo libro de la triología).

Se nos presenta la primera crisis a la que se tendrá que enfrentar la Fundación, y que ya había sido prevista por Seldon. En éste caso, un planeta de científicos, que se dedica a crear una gran enciclopedia deberá hacer frente al ataque de cuatro antiguas provincias Imperiales, que han empezado a retroceder científicamente. Salvor Hardin, el actual alcalde de Trántor intentará por todos los medios que la Fundación no sea destruida por la inminente invasión.

3.- Los alcaldes

Han pasado 30 años desde la anterior crisis, y la Fundación se prepara para hacer frente a una nueva amenaza: una antigua nave del Imperio ha caído en manos de uno de los reinos circundantes (antiguas provincias), y se le pide a la Fundación que la repare, con el evidente cambio en el equilibrio de poder entre reinos que ello conllevaría; además de ser una amenaza para la misma fundación.

4.- Los comerciantes

75 años más han de pasar para que se presente una nueva crisis. En ésta ocasión el dominio de la Fundación empieza a expandirse, incrementándose a la vez el control religioso que ejerce la Fundación sobre los reinos que la rodean.

5.- Los príncipes comerciantes

Mallow, un comerciante de la Fundación, empieza a desligar la religión de la tecnología, argumentando que si la religión ha servido para controlar, el comercio será la base sobre la que un Segundo Imperio florecerá.

Opinión

Se trata de una novela de ciencia ficción, que nos plantea una hipótesis realmente interesante: la caída de un gran Imperio; y cómo la visión de un hombre puede dirigir los acontecimientos de toda una galaxia durante unos 200 años (el período que abarca éste primer libro).

Es un libro muy fácil de leer, lleno de diálogos, vistas en tercera persona de los personajes, y una trama muy lineal, y con la que es prácticamente imposible perderse debido a que viene todo muy bien explicado.

El principal problema que tiene desde mi punto de vista es que se trata de un libro excesivamente directo, para pasar una tarde (o dos) entretenido, pero que se olvida con bastante facilidad. Además los relatos no mantienen el mismo interés, siendo los dos primeros los mejores, bajando bastante el nivel en el cuarto (que a mí ni tan sólo me gustó) y en el quinto, lo que deja con un regusto un poco agridulce.

Posiblemente mi decepción con éste libro (y los dos que vienen detrás) se debe a que me habían hablado maravillas de él, y al acabar, lo primero que pensé fue que no era para tanto. Bien es cierto que trata algunos temas interesantes, como la debilidad inherente a una superpotencia, o lo importante que es la tecnología en la carrera armamentística, e incluso lo dominada que puede tener a la gente la religión. Pero pasa bastante de puntillas sobre todos ellos (aunque sobre la religión igual incide un poco más), tocando bastantes temas pero sin llegar a profundicar en ellos. Una pena, porque la idea es muy buena, y la escritura se hace amena.

En fin, y siempre según mi opinión se trata de un libro (y una triología) bastante sobrevalorados. Que es un buen libro? Sí, una obra maestra? Igual en su momento, pero hoy día hay libros mucho mejores en el campo de la ciencia ficción.

No deja de ser curioso que en 1966 se le diese el premio Hugo a la mejor serie de novelas de ciencia ficción de todos los tiempos.
Publicar un comentario