viernes, 20 de junio de 2008

Stephen King – La Larga Marcha

Éste igual ha sido el libro de Stephen King que me he leído mas deprisa; por algo será...



Historia: El segundo libro publicado por el pseudónimo de Richard Bachman es una historia ambientada en un futuro no muy lejano. Tras una guerra Mundial, Estados Unidos está en manos de un gobierno militar. La sociedad se divierte con espectáculos de una gran crueldad.

Uno de los más famosos es la Larga Marcha. Cien muchachos corren hacia el sur desde la frontera de Canadá; deben mantener una velocidad de cuatro millas por hora. Cada vez que disminuyen la marcha reciben un aviso. Después de tres avisos son eliminados de un disparo en la cabeza. El último en sobrevivir tendrá derecho a un único deseo.
Es el evento deportivo más importante del mundo.

El protagonista Ray Garraty, que tiene dieciséis años, solo desea llegar a donde lo esperan su madre y su novia. Poco a poco, la carrera va cobrando importancia para él. A medida que avanzan, rodeados de eufóricos espectadores y de soldados impasibles, los corredores rememoran su pasado y descubren una realidad muy poco deseable. El favorito cae agotado y Garraty lo adelanta.


Anda que no genera mal rollo el planteamiento: en un futuro no muy lejano, en el que el mundo está dominado por una tiranía militar; se celebra cada año una brutal carrera. En ésta carrera salen cien jóvenes, que deben correr a un ritmo mínimo hasta que sólo quede uno en pie. Cómo la hacen? Controlando la velocidad que lleva cada uno, a la que bajan del mínimo 4 veces y tras tres avisos, les pegan un tiro y uno menos.

Poca cosa mas en cuanto al argumento, y es que en el libro asistiremos a una carrera por la supervivencia, en la que a medida que pasa el tiempo, vemos cómo los corredores se van dando cuenta de dónde se han metido, y porqué se han metido en ello.

Personajes: Uno principal y varios secundarios; el principal es:

Ray Garrati, un chaval de 16 años que decide participar en la carrera (es voluntario), como si fuera un prueba mas, y sin sopesar lo que significa no ganarla. A medida que corre se va haciendo amigo de algunos de los demás corredores, tomando conciencia del verdadero horror que supone la carrera (lo comprenderéis cuando leáis el libro); y conociéndose poco a poco a sí mismo.

Los demás corredores: Bien es verdad que la gran mayoría de ellos tienen nombres, algunos rasgos distintivos, e incluso algún que otro secreto en su pasado (eso sólo dos). Pero todos tienen su peso en la carga dramática que tiene el libro. Desde el que tiene una mujer y se pone enfermo por culpa de una alergia, hasta el corredor incansable que apenas se relaciona con los demás (o incluso el que disfruta viendo cómo mueren).

Los soldados: Representan el poder y lo inevitable; en ningún momento llegan a decir algo, simplemente siguen a los corredores y les van dando los avisos y el “pasaporte”. En algún momento llegas a dudar si son humanos.

El público: Igual es el personaje mas espeluznante, ya que a lo largo de casi toda la carrera hay multitudes animando a los corredores, pero que en cuanto uno parece que trastabilla, contienen el aliento y esperan a que le peguen un tiro. A mi es el que me ha hecho pensar mas, porque es verdad que a lo largo de la historia el ser humano ha disfrutado mucho de espectáculos de éste estilo (ejecuciones públicas, peleas de gladiadores, e incluso cuando cogen a algún torero…); y a mí, por lo menos, me da un yuyo realmente importante,

Opinión personal: Es un libro bastante curioso; primero te engancha con el planteamiento, y la curiosidad morbosa por saber cuántos kilómetros aguantará cada personaje. O si el protagonista conseguirá ganar la Larga Marcha.

Cuando llevas ya unas cuantas páginas, lo que te preguntas es si no acabarán todos locos; y porqué no cogen y se sientan todos para acabar con la tortura. Es en éste punto cuando puedes empezar a pasarlo mal, sufriendo cada vez que un “conocido” deja la carrera por la única vía que hay.

Y ya hacia el final sientes una gran curiosidad por saber cómo demonios va a acabar todo; cómo puede ser que todavía tengan fuerzas o ganas de seguir, y cómo puede ser que alguien siga sin tener motivaciones…

El final no está mal, de echo es posible que no pudiera haber ningún otro final; pero te deja un regusto medio amargo que… vamos, que me dio un poco de rabia.

Resumiendo: un buen libro, muy original en su planteamiento, y con el que os aseguro al 80% que os lo pasaréis bien (no puedo asegurar mas XD).

PD: Escrita bajo el pseudónimo de Richard Bachean.

Valoración Personal: 8.
Nota en Amazon: 8,69.
Publicar un comentario