miércoles, 28 de enero de 2009

PS3 - Prince of Persia

Ésta es una de esas versiones de juegos clásicos que siempre apetece jugarse. Tengo a mis espaldas los dos primeros de pc, y los dos primeros de PS2 (vete tu a saber porqué no tengo el tercero). Así pues, sólo era cuestión de tiempo que el juego de la PS3 acabara cayendo. Aquí tenéis mi opinión sobre el juego:

Historia: La historia es a priori bastante sencilla, y es que para hacer una buena aventura plataformas tampoco hacen falta demasiadas florituras. La cosa va mas o menos así: un joven aventurero (quien dice aventurero dice ladrón de tumbas) vaga por el desierto en busca de su burra Sarah, que va cargada oro.

En éstas que mientras va gritando su nombre se cruza con una misteriosa joven a la que persiguen unos soldados. Él como buen pícaro y ligón incorregible que es le hecha un cable, y como la cosa no podía quedar allí le ayudará en la misión que tiene ésta buena mujer.

Qué misión es? evitar que el dios de la oscuridad despierte, iendo por toda la zona y sanando los distintos territorios contaminados, con tal de ir mermando el poder del Dios y volver a poner los sellos en su sitio.

A partir de aquí iremos dando tumbos en busca de los terrenos, mientras vamos conociendo mas cosas sobre el pasado de nuestros dos protagonistas, de los malos y de los territorios que tenemos que sanar.

Gráficos: El apartado gráfico de éste juego es de los que entran con facilidad, yo lo he jugado a 720p de resolución y prácticamente no aparecen siquiera los dientes de sierra, así que genial.

Es una mezcla de cell-shading (para personajes) y unos escenarios con pintas medio de dibujo animado, así, a medida que vamos descubriendo nuevos parajes nos parecerá estar viendo una serie de dibujos con fondos hechos por ordenador.

Por lo general está todo a un gran nivel (personajes, animaciones, escenarios, etc...) destacando lo lejos que se puede ver en algunas ocasiones. Eso sí, tiene algún que otro fallo, como por ejemplo que hay ciertas texturas con menor resolución que el resto del juego (pocas, pero las hay) y el mas curioso de todos: al final del juego, cuando mueves al personaje por un pasillo, en lugar de iluminarse normal, van apareciendo las cosas de golpe; eso es altamente desconcertante, sobretodo con lo currado que está el resto.

Jugabilidad: Como todo Prince of Persia que se precie, tiene una jugabilidad genial. Y es que nuestro príncipe responde a los botones que da gusto. Y lo veremos haciendo maniobras imposibles con tan sólo apretar un par de botones (si es que haciendo cosas sencillitas parece que hasta seamos buenos).

Eso sí, es en éste apartado donde nos encontramos con lo que mas controversia ha levantado del juego: eres inmortal. Sí, como lo oís, es imposible que te mueras. Si te despeñas? tu compañera de tiende la mano y te deja en el último trozo de suleo firme que hayas pisado. Que te mata un enemigo? Aparece la buena de la princesa, le lanza un rayo en el último momento y nos salva el culo. Ésto es un handicapp importante, porque por malo que seas te lo acabas enseguida (es como si hubiese checkpoint a cada metro), y le quita tensión cosa mala.

Además, otro de los alicientes que le encontraba al empezar era que tenía que rebuscar por todo el escenario con tal de encontrar esferas de luz para conseguir poderes y seguir avanzando, pues bien, a mitad de juego ya tienes todos los poderes, con lo que pierdes las ganas de patearte el escenario y la cosa se reduce en llegar al boss, petarlo y a por el siguiente.

Opinión Personal: El juego entra por los ojos, tiene una banda sonora de lujo, está doblado al castellano, y los saltos están medidos al milímetro. Así que todo aquello que sería exigible para un juego de éstas características lo cumple y con creces. El probelma está en la nula dificultad, en el tema de las esferas de luz y en algún fallo gráfico menor.

Por lo demás es un juegazo como la copa de un pino, que los amantes de la saga disfrutarán como enanos y que recomendaría a los demás, pero en cuanto salga en Platinum.

La historia es chula, incluso guarda alguna que otra sorpresa hacia el final; por lo que alicientes para seguir avanzando tenemos. Y los mas completistas disfrutarán intentando desbloquear todos los trofeos que incluye el juego (lo tengo al 56%); que en caso de quere hacerlo alargarán la vida del juego muuuuchas horas.

En fin, un buen juego, que sólo peca por el tema de la dificultad y por enganchar menos hacia el final.

Valoración en Meristation: 8.


Publicar un comentario