viernes, 26 de noviembre de 2010

Falsos Dioses - La Herejía de Horus II

Tras un mas que decente primer libro, la Herejía de Horus está muy claro que tenía que seguir engrosando mi estantería con los siguientes volúmenes.

Bien, éste Falsos Dioses es el segundo volumen de la saga, en el que la visión de la Legión irá cambiando poco a poco. Qué aporta éste segundo volumen?


Historia: En esta serie se relatan los hechos que suceden 10000 años antes que los referidos en las novelas de Warhammer 40000. Por este motivo se trata de una serie imprescindible para los aficionados que quieran conocer el origen de episodios y personajes de otras novelas.

De nuevo desde el punto de vista de uno de los capitanes del señor de la guerra, veremos cómo la Gran Cruzada que él lidera, y concretamente la legión de los Lobos Lunares va cambiando poquito a poquito a medida que le van sucediendo cosas.

El Señor de la Guerra se nos muestra mas de primera mano durante ésta novela, y es que es Horus el eje sobre el que gira toda la saga, y cuyas decisiones afectan al destino de la galaxia.

Aquí, el auje de la religión proemperador empieza a dejarse notar, el descontento de Terra con la guerra es evidente; y el futuro de las legiones y de Horus no está demasiado claro.

Entre esto y la cada vez mas presente influencia de los Dioses del Caos (a través de distintos personajes) harán que veamos a un Horus tentado de darle la espalda a todo lo que defendía durante la primera novela.

Y nuestro querido Loken sigue firme en sus creencias ante los cambios que ve operarse desde dentro a sus hermanos, haciendo que se sienta cada vez mas solo y aislado.

También tienen cierta importancia los fragmentos de la novela protagonizados por los no-Astartes; civiles que se ven envueltos en la vorágine de la Historia e intentan sobrellevarlo lo mejor que pueden.

Personajes: De nuevo, el número de personajes y de nombres que aparecen durante la novela es bastante alto; así que he tenido que hacer una criba dejando a los que me han parecido mas interesantes.

Horus: El mas fiel de los hijos del Emperador empieza a sentir una emoción muy humana: la envidia. Y es que el no sentirse valorado por su padre, del que hace mucho que no sabe nada, le corroe por dentro. Además, el ver que no tendrá ninguna utilidad y que la Historia puede dejarle olvidado hace que su personalidad se vaya volviendo mas y mas resentida.

Loken: Uno de los mas íntegros entre los Astartes que sirven a Horus. Éste capitán de los Hijos de Horus vive en primera persona los cambios de su Legión y de sus amigos mas cercanos; sufriendo por lo que ve y no sabiendo que hacer ante la imposibilidad de cambiarlo. Digamos que se mantiene firme ante los cambios, pero que se siente mal por como afectan a sus compañeros.

Mournival: El grupo que antes estaba tan unido y servía de consejero para el señor de la guerra, ahora tiene distintos puntos de vista sobre lo que debe hacerse; y uno de los sucesos de la novela hará que se parta completamente por la mitad.

Legiones: Se nombra a las demás legiones, e incluso un par de sus primarcas hacen acto de presencia a favor o en contra de lo que empieza a moverse. Vamos, unas primeras pinceladas de aquellos que protagonizarán futuras novelas de la saga.

Rememoradores: Aportan una visión mas humanizadora de lo que pasa a bordo de la nave del Señor de la Guerra, y entre ellos hay varios que empiezan a moverse contracorriente respecto a lo que sucede; mostrando la verdad de lo que ven a todos aquellos dispuestos a escuharles.

Iteradores: Casi sin peso durante la novela, el único que vale la pena mencionar es el tutor de Loken, que sigue buscando respuestas para lo que vivió en la primera novela.

Hay varios personajes imporantes mas, desde el responsable directo de lo que le pasa a Horus (cuyo nombre no diré) hasta los miembros del culto al emperador y los de la logia de los Hijos de Horus. Ambas organizaciones van abrazando dos fes distintas, una en el Emperador y la otra en su hijo Horus.

Opinión personal: Lógicamente, tratándose de una segunda novela de una saga, se le tiene que exigir mas que a la primera, sobretodo porque la presentación del mundo y los personajes ya ha sido hecha.

Pues Falsos Dioses cumple de forma mas que correcta como segundo libro de la saga. Los personajes cambian (acelerando) su forma de pensar, lo que influye y mucho en los que están a su alrededor.

Con éste libro, se empiezan a entender la causas de porqué Horus dio la espalda a su padre y cuales fueron los motivos que minaron su confianza en el mismo. Es éste el libro que nos cuenta esas cosas, así como nos muestra que hay poderes mas allá de la comprensión de los humanos, poderes a los que se puede llamar Dioses.

También se ve un cambio importante en el pensamiento de varios secundarios mas “humanos”; y es que de una cruzada que llevaba la luz de la ciencia contra la religión, se pasa paulativamente a un grupo de personas asustadas que van poniendo cada vez mas su fe en el Emperador, o en el mismo Horus. Parece que la raza humana está abocada a tener que creer en algo.

Todo esto lo hace llevándonos de una situación a otra, sin detenerse en medias tintas y biendo cómo Horus cambia y con él todos los hombres que le veneran como si fuera un Dios.

Como novela está la mar de bien, las cosas pasan a una gran velocidad (incluso demasiada en algunas ocasiones) y nos hace de transición entre una Legión fiel al Emperador hasta una haciendo planes para rebelarse.

Si os gusta Warhammer 40.000 y queréis saber (en profundidad) porqué leches está el Imperio de la humanidad como está; no podéis dejar pasar ésta saga. Porque de momento se convierte en una imprescindible para entender bien el transfondo del mundo.

Eso sí, los personajes estaban mejor retratados en el primer volumen, aquí evolucionan demasiado deprisa como para hacerlos 100% creíbles. Y eso, en un libro que debería basarse en el lento cambio del señor de la Guerra hace que pierda mucha credibilidad lo que se nos está contando.

Valoración Personal: 8.
Nota en Amazon: 7,5.
Publicar un comentario