sábado, 15 de enero de 2011

Aparece Rasetsu y con receta

Saludos, familia, soy Rasetsu y me han invitado a escribir aquí.

Alguno que otro ya me conocerá por mi lado "minekuriense", que en su día fui una freak de Minekura y tenía una web y todo, y Darlan no ha querido quitar el link a ella de su blog, a pesar de que murió hace tiempo, pero aún podéis entrar y ojear un poco, que en su día me lo curré :P

Vamos al tema que hoy interesa. Resulta que de repente me interesé por hacer algún dulce-postre-desayuno-merienda de tanto en cuanto, y como Darlan aún no ha perecido envenenado y parece que le gustan y todo, pues quizá sea que no se me da tan mal XD. Después de alguna insistencia por su parte he accedido a escribir algo por aquí, a ver cuánto dura.

Hoy os explicaré como hacer algo que parece complicado por el resultado y que es tan fácil que si no lo conocíais casi os va a sorprender un poco y todo. Hay que decir que no es una receta mía, por que eso sería demasiado, pero es una manera de corroborar que esas recetas son auténticas y pueden salir bien (ya he tenido algún disgusto, pero eso son cosas bien normales en este tema).

Pues bien, vamos a hacer unas palmeritas de hojaldre, para ello necesitáis lo siguiente:

1 lámina de hojaldre de las que venden en el súper (a mí me gusta la de La Cocinera, pero he leído por ahí que la del Lidl está muy rica)
Azúcar a mansalva

Opcional: Chocolate fundido fondant, con leche, blanco, negro... el que queráis.
Procedimiento:
Abrís el paquete de hojaldre y lo estiráis sobre el mármol de la cocina. Este tipo de pastas ya lleva papel de horno, lo que es muy útil. Tomad por banda el bote del azúcar y con una cuchara echáis encima de la lámina de hojaldre, bien extendida y por toda su superficie. Ahora viene "lo difícil", se trata de calcular más o menos la mitad de la lámina (yo sólo he encontrado redondas, pero se ve que hay cuadradas, que van mejor) verticalmente, y doblamos los extremos a lo libro, cada lado hacia el centro. Le volvemos a echar azúcar por donde no veamos y volvemos a doblar hacia el centro, le echamos más azúcar y pasamos un poquito un vaso o rodillo por encima, sin apretar a penas, es para que coja mejor el azúcar. Doblamos ya la última vez, que será cerrando un lado sobre otro (foto abajo) y volvemos a echar azúcar por un lado y por el otro. Así ya tenemos prácticamente todo hecho. El "rollito" que nos ha quedado hay que ir cortándolo transversalmente de 1 centímentro de gordura más menos.

Cada trocito lo giraremos para ponerlo sobre el mismo papel de la lámina como en la foto siguiente:



(A que tienen un aspecto feote ^_^).

Hay que dejarlo unos 10 min. en la parte media del horno y con calor arriba y abajo, hasta que cojan cierto color por la parte inferior. Se les da la vuelta (si te cuesta es que no es el momento) y se dejan unos 2 min. más, hasta que tengan el tono de la siguiente foto. La magia del hojaldre es que se expande, y siguiendo las leyes de la naturaleza lo hace en todas dimensiones, así que nos quedaran redonditas:

Se me olvidaba, si queréis hacerlas con chocolate, sólo tenéis que poner en un cazo la cantidad de chocolate que queráis y hacerlo al baño María, es decir poner este cazo dentro de otro u olla más grande con agua, que llevaréis a hervir un poco. El calor deshará el chocolate. Si lo veis bastante deshecho, lo sacáis y lo renovéis un poco, que se acabará de deshacer (que no se os queme). También se puede deshacer en el microondas en un recipiente apto a temperatura muy baja, poco tiempo y se repite si se necesita, pero no os paséis tampoco. Teniendo las palmeritas ya frías, mojáis una parte de ellas dentro del chocolate y las dejáis sobre el papel otra vez. El chocolate tardará un rato en endurecerse, así que paciencia. ¡Están muy ricas!

Bueno, ya he acabado, me doy cuenta que no debo enrollarme tanto, que sino Darlan me echa, jeje.

Un saludo!


P.D.: ¡Maldita MangaLine! Desaparece de una vez y vende tus licencias, joer.

Publicar un comentario