viernes, 14 de enero de 2011

La Tormenta - Rueda del Tiempo XII (XVIII)

Uff, empieza la triología final de la Rueda del Tiempo con éste “La Tormenta”. En él, Brandon Sanderson es el encargado de acabar de unir los fragmentos de un libro que Jordan tenía a medias en el momento de su muerte.

La primera parte (de 3) del final de la saga se nos presenta de la mano de alguien que no fue su creador, pero que la respeta y mantiene. Veamos qué podemos esperar de éste y los dos siguiente libors.

Historia: El Tarmon Gai´don, la Última Batalla, se cierne amenazadora y la humanidad no está preparada. Rand al´Thor, el Dragón Renacido, se esfuerza por conseguir la unión de reinos y alianzas para el enfrentamiento decisivo. Mientras frena la invasión seanchan hacia el norte -con la esperanza de conseguir al menos una tregua- sus aliados observan con espanto la sombra que parece crecer en el corazón del propio Dragón Renacido.

Egwene al´Vere, la Sede Amyrlin de las Aes Sedai rebeldes, está cautiva en la Torre Blanca y sujeta a los caprichos de la tiránica dirigente. Su lucha pondrá a prueba el temple de las Aes Sedai, y el conflicto que plantea su presencia decidirá el futuro de la Torre Blanca… y quizás el del propio mundo.


Al fin, la historia de la Rueda del Tiempo entra, con éste libro, en su recta final.

Hay unas cuantas tramas que se cierran, y es que poco a poco el momento culmen, la batalla contra el Oscuro, llegará; y debería pillarnos preparados.

La Tormenta centra su trama básicamente en dos focos: las Aes Sedai y Rand.

Del primero tenemos como protagonista indiscutible a Egwene; una Amyrlin capturada que hará todo lo posible por volver a reunificar la torre y estar preparada para la última batalla.

Y luego está Rand: si libro a libro se nos iba mostrando como el afable pastor se convertía en alguien sin sentimientos y al que se le iba iendo cada vez mas la cabeza... aquí llegamos al extremo del extremo. Podrá Rand ir a la última batalla en la condición en la que se encuentra? Vale la pena tener a un Dragón incapaz de sentir, o de valorar la vida humana? Se volverá loco antes de tiempo? Sólo queda decir que son incógnitas que quedan magistralmente resueltas.

Personajes: Curiosamente no hay tantísimos focos de personajes como pudiera haber en libros anteriores; supongo que se debe a que el autor se dedica a cerrar algunas tramas, centrando casi toda la atención en los que las protagonizan (y qué leches, los demás tuvieron el libro anterior para ellos).

Rand: Las decisiones que debe tomar Rand al’Thor para dejar al mundo preparado para la Última Batalla le pesan cada vez mas. Por si fuera poco, los acontecimientos no se suceden como él querría, lo que hace que cada vez esté mas y mas frustrado.

Los seanchan le retan, los fronterizos no están donde se supone deberían estar, en Arad Doman las cosas no acaban de arreglarse, hay todavía demasiados renegados, Cadsuane quiere controlarle demasiado... muchas preocupaciones para un solo hombre, y mas para uno que ha aceptado que todo el peso debe recaer sobre él.

Eso sí, toda esa tensión, todo ese pesar... digamos que acaba de una de las dos formas en que tenía que acabar, pero que es una de las tramas mas largas del libro que queda resuleta.

Egwene: Gran evolución la que ha hecho la hija de un posadero. De niña mas o menos tonta, a mujer de las de verdad. Un auténtico ciclón con una personalidad creíble y con mucho peso.

Es en ella en la que otro de los grandes temas de la saga queda resuelto: la división de la Torre Blanca. Gracias a Dios acaba al fin otra de las tramas que mas tiempo llevaban coleando, y, de nuevo, lo hace de una de las dos únicas formas en que podía terminar.

Si normalmente Egwene era de los personajes que mas pesados se me hacían, durante éste libro tenía ganas de ver si conseguía progresar en su lucha contra lo imposible.

Otros: Si bien es cierto que el libro centra su mirada sobre los personajes ya nombrados (y lo que gira a su alrededor), no se olvida ni de Perrin ni de Mat, ni de Gawyn, Tuon, Verin (genial su aparición) u algún que otro olvidado. Por si fuera poco, la cercanía del Tarmon Gaidon hace que se tomen ciertas decisiones importantes respecto a alguno de ellos.

Vamos, que muchos de los personajes maduran durante la novela hasta llegar a estar mas o menos preparados para la batalla que se avecina, dando una clara impresión de que queda poco, muy poco para ver si el Oscuro consigue liberarse de su prisión.

Opinión personal: Simplemente genial. La Tormenta recupera el tono que no se debería haber bajado en ninguno de los anteriores libros, dando la impresión de que éste sí que es un avance importante en la trama de cara al final.

Las decisiones, los momentos de tensión, los ataques recibidos, los golpes, la resolución, las revelaciones... todo, absolutamente todo, hace que La Tormenta sea el mejor “inicio del fin” que la Rueda del Tiempo podía esperar.

Por si fuera poco, la inclusión de Brandon como escritor para acabar la labor apenas se nota, incluso diría que le da un poquito mas de ritmo al libro; ayudando a la perfecta prosa de Jordan a fluir (si cabe) mejor.

Los fans de la Rueda lo deberíais haber leído ya, y los que no... vale la pena leerse la saga precisamente por momentos como los que tiene éste libro; o por lo genial que está hilvanada una historia tan larga como puede ser ésta.

Las piezas van encajando en su sitio, y es que, preparados o no, la última batalla está a la vuelta de la esquina.

Valoración personal: 10.
Valoración en Amazon: 9,04.
Publicar un comentario