miércoles, 16 de marzo de 2011

Hoy hacemos cupcakes de vainilla y limón

¡Hola amigos frikis! No podía tardar en compartir con vosotros la receta de unos cupcakes que me han parecido estupendos, ricos y fáciles de hacer. Los cupcakes están de moda, son ese tipo de madalenas que suelen ser más bien planitas que en punta por arriba, y suelen llevar por encima decoración, ya sea un icing (una mezcla de mantequilla con azúcar glass y algún sabor, básicamente, que hay muchos tipos), fondant (pasta dulce que se puede moldear), ganaché (crema de chocolate o similar para cubrir o rellenar pasteles), nata, merengue… en fin, donde llegue la imaginación. A mí desde hace tiempo que esto de los cupcakes me ha enganchado y me encanta ver muchas fotos y recetas, hay algunas que te dejan con la boca abierta, son una pasada. Eso sí, entre el cupcake y la decoración, hay mucha mantequilla, ya sabemos de dónde viene este dulce (sí sí, ya lo sabéis, de U.S.A.). Yo a estos no les pongo nada, que ya están ricos solos.

Ingredientes (receta original):
152 gr de mantequilla (la debéis sacar bastante antes de la nevera)
351 gr de azúcar
2 huevos (yo he puesto de los grandes, talla L)
384 gr de harina de repostería tamizada
10 gr de levadura en polvo
½ cucharada de café de sal (o una pizca)
1 cucharada de café de extracto de vainilla (yo uso el de Vahiné)
295 ml de leche (yo he usado de la entera)
½ cucharada de café de ralladura de limón

Procedimiento:
Explica que primero se preparen los moldes. Yo no tengo bandejas de moldes de cupcakes/madalenas como ella, así que pongo los papelillos (los compré en el Ikea) dentro de unos moldes de madalena individuales de silicona y los pongo sobre la bandeja del horno (la que no es rejilla). Con esta receta me salen 25 cupcakes grandecitos. Se debe precalentar el horno a 175 ºC. En un plato o bol se pone la harina con la levadura y la sal tamizadas a ser posible con el tamizador o con un colador, y se mezcla con una cuchara para que la levadura se reparta bien. Se reserva.
En otro bol se mezcla la mantequilla con el azúcar. Si no habéis sacado un tiempo antes la mantequilla de la nevera vais a sudar la gota gorda para hacer esto. Es la peor parte de las recetas de cupcakes, os tiene que quedar de textura pomada, así que cuesta un poco. Con tanto azúcar a mí no me queda pomada, me queda casi pomada. Lo suelo hacer con una lengua de silicona, porque con la batidora es complicado al principio, al menos. Bien, ahora hay que echar en esta mezcla los dos huevos, uno a uno y ya batir bien con la batidora entre cada uno. Siempre a velocidad baja. Se añade la vainilla y se bate otra vez. Ahora vamos alternando una parte de harina-batir-una parte de leche y luego la ralladura de limón hasta que esté todo ya mezclado.
Finalmente se rellenan los papelillos quedando más o menos un dedo libre de papelillo. Para esto me sirvo de dos cucharas soperas o del utensilio de hacer bolas de helado, curiosamente va bien. Acto seguido los ponemos a media altura en el horno (yo lo hago así, pero cada horno es único y a lo mejor os va mejor en la parte baja) y le programáis 20-25 minutos. Yo le pondría 20, miraría con un palillo y si sale limpio ya están, si no añadir unos minutos más. Ya os dejo la foto de estos ricos cupcakes y para cualquier cosa ¡los comentarios!:

¡Hasta la próxima!

P.D.: ¡Felicidades cariñu!
Publicar un comentario