viernes, 8 de julio de 2011

El Arqueólogo

Las fiestas de pareja van pasando, y dada mi afición a leer (cada día un ratito), Rasetsu lo tenía fácil al elegir el regalo (y mas siendo Sant Jordi XD). El problema era elegir cual regalarme.

El arqueólogo es un libro escrito orginariamente en catalán, pero dada mi (extraño, ya que es mi primera lengua) repelús a leer en éste idioma, me lo regaló en castellano (1 punto para ella). Vayamos con lo que aporta el libro.

Historia: Montserrat, 1910. El monje Bonaventura Ubach emprende un viaje a Tierra Santa y Mesopotamia en busca de piezas para el futuro museo bíblico del monasterio de Montserrat. Con la intención de ilustrar una edición catalana de la Biblia, también sigue este itinerario para contrastar las Sagradas Escrituras con sus escenarios reales.

El viaje se convertirá en una odisea llena de tropiezos y peligros. El padre Ubach deberá enfrentarse a tormentas del desierto, plagas bíblicas, bandidos sanguinarios, sectas satánicas, jeques crueles, ejércitos corruptos, saqueadores de tumbas y otros personajes siniestros que harán lo imposible para impedir que el arqueólogo consiga su sueño.

Después de los éxitos de El puente de los judíos y La venganza del bandolero, Martí Gironell novela la apasionante aventura de un personaje histórico real, artífice de la llamada Biblia de Montserrat y el Museo del Oriente Bíblico de este monasterio, fundado en 1911. Un viaje en el tiempo que atrapa al lector de principio a fin.


La novela nos narra un viaje hecho por un monje catalán a principios del siglo pasado; dicho monje empezó la labor de crear el museo bíblico de Montserrat, así como el crear una Biblia en catalán ilustrada con estudios hechos en los sitios donde transcurren los distintos libros que componen la misma.

Así, la novela está basada en el libro de viajes real que dejó dicho monje, dando material para ilustrar una vida realmente interesante.

Durante el libro le acompañaremos al primero de sus viajes por Tierra Santa, viviendo distintas aventuras en las localizaciones donde suceden los acontecimientos en la Biblia. Un buen puñado de anécdotas enlazadas durante el viaje que se entrelazan con una trama de ficción que añade la tan manida sociedad secreta y su reliquia a descubrir.

Una trama con un punto de partida interesante, para contar la historia de un hombre que se merecía ser mas conocido de lo que es ahora.

Personajes: El arqueólogo es una novela con pocos personajes principales, en el que el padre Buenaventura Ubach se lleva todos los honores. De todas formas, os comento un par mas, para que os hagáis una idea de por donde van los tiros.

Buenaventura Ubach: Como he dicho ya, el padre Ubach es el protagonista absoluto de la novela. Un monje con la curiosidad con bandera, que hará lo posible siempre para salirse con la suya (a lo que ayuda el poder de persuasión y el dominio de idiomas). Es un hombre creyente, con un sueño en la vida y que se lanza a por él.

Sacerdote Belga: Durante casi toda la novela, Ubach está acompañado por un sacerdote. Dicho sacerdote se toma el viaje de otra forma, mas como una búsqueda personal y una pruaba a su fe.

Camelleros: Lógicamente, un par de sacerdotes sólos por el desierto durarían un colacao; por lo que llevan a tres guías nativos que les ayudan con los autóctonos y a elegir el camino. Cada uno tiene sus cosas, pero destaca uno de ellos por estar vinculado con la reliquia que está siempre de fondo en el libro.

Los Guardianes: La misteriosa secta que intenta recuperar las reliquias; harán lo posible porque no salgan de su país, y demuestran tener contactos en muchos sitios. De todos modos, como organización secreta quedan un poco desdibujados y demasiado en segundo plano.

Opinión Personal: El arqueólogo se nos plantea casi como una novela histórico con toques de misterio y sociedades secretas, vamos, un código Da Vinci basado en hecho reales de un personaje catalán.

Es un punto de partida realmente molón, pero el problema viene cuando empiezas a leer. Y es que de sociedad secreta nada y de acción la justa. Vamos, que estamos ante lo que es una novela de viajes aderezado con un poquito de invención del autor para darle la chicha.

Una sucesión de escenas, algunas con moraleja, otras con historias de la zona, otras con descripciones de lo que ve, todas unidas por el nexo común que es el viaje del monje; pero sin suficiente chicha (a mi entender) para suponer una lectura absorvente.

Personalmente creo que hubiera disfrutado mas leyendo un libro de viajes adaptando el que escribió el propio Ubach, que con ésta novela que no tiene muy claro hacia donde ir y acaba por quedarse en medio.

Por mi parte sólo queda decir que mala no es, pero está muy alejada de mis gustos y por debajo de lo que esperaba de ella.

Valoración Personal: 6,5.
Publicar un comentario