viernes, 29 de julio de 2011

Fundación e Imperio - Triología Fundación

Como última reseña antes de irme de vacaciones, os traigo la segunda parte de una de las triologías clásicas de Isaac Asimov: Fundación e Imperio. De la primera ya hice la reseña en su día, por si os interesa (de la que me disculpo por su formato, es de las primeras que escribí en su momento).

Historia: Fundación e imperio. Los sucesores de Hari Seldon, a la cabeza de la Primera Fundacion, se enfrentan a la crisis provocada por la existencia de un mutante llamado Mulo y dotado de poderes paranormales. Su objetivo es modificar el curso de la Historia para volverla a llevar a la orientación inicialmente prevista por el fundador. Segundo título de la saga de las fundaciones.

Sigue la historia donde lo dejó la primera parte, es decir, con la Fundación avanzando según lo predicho por su creador, y el Imperio Galáctica desmoronándose a ojos vista.

De ésta forma, la sociedad creada para evitar 9.000 años de oscuridad para la raza humana sigue adelante cumpliendo a pies juntillas lo que esperaba de ella Hari Seldon.

El libro se divide en dos relatos.

El general: En ésta ocasión la expansión de la Fundación se choca con los restos del malogrado Imperio Galáctico, un imperio que sigue siendo muy superior militarmente a la Fundación, y que quiere anexionarla al mismo.

Así, los agentes de la Fundación intentarán evitar que el decadente Imperio se haga con la tecnología que atesoran, y que destruya a todo aquello que llevan siglos protegiendo.

El Mulo: Segundo y mas interesante (en mi opinión) relato de la novela. Por primera vez desde su creación, la Fundación se enfrenta a algo que no está previsto en la psicohistoria.

Dicha ciencia trata de estudiar a grandes cantidades de personas, así la aparición de un hombre con poderes espciales que se erija en líder de un nuevo Imperio queda mas allá de sus predicciones. De ésta forma, el Mulo intenta cercar a la Fundación y hacerse con los conocimientos que atesora.

Entre los que parece estar la localización de una segunda Fundación, creada también por Seldon para evitar precisamente el ascenso al poder de seres con poderes mentales.

Personajes: Fundación e Imperio tiene una mayor carga en sus personajes, supongo que debe ayudar a ello ser dos relatos en una novela en lugar de cinco, así te da mas tiempo a desarrollarlos.

De todos modos, siguen sin llegar al nivel de otras obras del género, y tan sólo el Mulo (de la segunda novela) llega a obtener realmente cierto carisma.

Son personajes de su época, unos buscando la continuación de la Fundación a cualquier precio (como los agentes que intentan encontrar al Mulo en la segunda novela, o el que intenta llegar al Emperador en la Primera). Todos ellos tienen en común una creencia cuasi religiosa en que lo que Seldon predijo se cumpla.

Por otro lado están los que amenazan a la Fundación, desde el eficiente general que dirige la campaña bélica en la primera parte (o el inseguro Emperador, que ve en el general una amenaza a su cargo) hasta el Mulo y aquellos a los que ha manipulado para que sirvan a sus propósitos.

Vamos, que cumplen con su función pero no llegan al nivel de hacerse recordar con el paso del tiempo.

Opinión personal: Fundación e Imperio sigue las líneas marcadas por su primera parte a pies juntillas, un par de relatos que nos llevan a través de los años en la Fundación y cómo lo hace para hacer frente a los problemas que le surgen.

Un buen ejercicio de teorizar sobre cómo reaccionaría una sociedad ante amenazas externas que pudieran ser predichas.

Además, con el segundo relato introduce la variante del mutante, con lo que las predicciones ya no pueden ser exactas. Entre poderes mentales, la leyenda de una segunda fundación, la guerra contra el Imperio... la Fundación se enfrenta a nuevos retos, y eso siempre es interesante.

Te todos modos, la novela sigue pareciéndome sobrevalorada, y es que pese a que lo que plantea y la trama en sí es muy buena, el desarrollo de la misma carece del punch suficiente como para mantenerte pegado a las páginas.

Carece del ritmo necesario como para que la considere la obra maestra que dicen que es, dejándola en una buena novela, con una buena trama, pero sin ese plus que hace a los grandes libros.

Valoración Personal: 7.
Nota en Amazon: 8,95.
Publicar un comentario