viernes, 4 de noviembre de 2011

Festín de Cuervos - Juego de Tronos IV

Llevaba ya un tiempo con éste libro en stand-by, sin acabarme de decidir a empezarlo o no. Pero entre la serie de televisión y que el año que viene debería salir el siguiente... pues que me lo empecé.

Además, algo tenía que llevarme de viaje.

Historia: Mientras los vientos del otoño desnudan los árboles, las últimas cosechas se pudren en los pocos campos que no han sido devastados por la guerra, y por los ríos teñidos de rojo bajan cadáveres de todos los blasones y estirpes. Y aunque casi todo Poniente yace extenuado, en diversos rincones florecen nuevas e inquietantes intrigas que ansían nutrirse de los despojos de un reino moribundo.

George R.R. Martin continúa sumando hordas de seguidores incondicionales mientras desgrana, con pulso firme y certero, una de las experiencias literarias más ambiciosas y apasionantes que se hayan propuesto nunca en el terreno de la fantasía. Festín de cuervos, como la calma que precede a la tempestad, desarrolla nuevos personajes y tramas de un retablo tenso y sobrecogedor.

Cuando se apaga el clamor de las espadas, solamente queda carroña para los cuervos.

Las circunstancias han forzado una tregua en la guerra de los Cinco Reyes. Los intrigantes miembros de la Casa Lannister intentan consolidar su hegemonía en Poniente; la flota de las Islas del Hierro se congrega para la elección de un rey que restituya la gloria perdida del Trono de Piedramar, y en Dorne, el único de los Siete Reinos que permanece apartado del conflicto, el asesinato de la princesa Elia y de los herederos Targaryen todavía se recuerda con dolor y rabia. Entre tanto, Brienne de Tarth parte en busca de Sansa Stark en cumplimiento de una promesa, y Samwell Tarly regresa de las tierras inhóspitas de más allá del Muro acompañado de una mujer y un niño de pecho.

Festín de cuervos, consigue mantener la intensidad emocional de sus predecesoras y continúa tejiendo con maestría y convicción la multiplicidad de tramas de una serie sin parangón. Martin hace gala de una primorosa atención al detalle y añade nuevas pinceladas a un fresco cada vez más rico en matices con el que insufla vida a un universo de ficción tan vasto e implacable como la realidad. Una nueva entrega que logra saciar provisionalmente en el lector una curiosidad que, al mismo tiempo y de forma inapelable, se acrecienta ante el desfile de pasiones y sacrificios, heroísmo y sordidez de una narración memorable.

Un deslumbrante derroche de talento e imaginación en el libro más esperado.
Festín de cuervos sigue donde lo dejó la anterior novela, y lo hace para centrarse en los hechos que pasan desde el punto de vista de algunos personajes. La lástima es que (casi) todos los personajes elegidos carecen del gancho que tenían los de las novelas anteriores, lo que da como resultado un libro mucho menos interesante.

Aun así, los hechos (pese a no ser tan importantes o impactantes como los de la novela anterior) no dejan de ser lo suficientemente importantes como para ser contados.

Los siete reinos siguen en guerra, y es que la cosa no ha acabado tras la Boda Roja. Hay varios ejércitos que siguen sin ser leales a la corona, además de algunos que puede que estén jugando a dos bandas.

Por otro lado, tenemos a los Greyjoy: un incidente desafortunado les lleva a tener que elegir a un nuevo rey, lo que conduce a tener a otro poder con el que contar para la liza del Trono de Hierro.

Durante los capítulos asistiremos a las búsquedas personales de cada personaje para intentar seguir adelante lo mejor que puedan, a través de movimientos políticos, por la fuerza o simplemente por pura supervivencia u honor.

Es un mundo donde cada cual hace lo que puede, y en el que nadie está a salvo de ser traicionado.

Lástima que no se sepa NADA del muro, la Targaryen o el gnomo... personajes que se ha dejado para el siguiente libro. Tocará esperar.

Personajes: De nuevo la lista da para varias páginas (como demuestra la que viene incluída en el libro). Pero intentaré centrarme sólo en los que protagonizan sus propios capítulos.

Aeron 'Pelomojado' Greyjoy: Hermano del difunto dirigente de los Greyjoy. Es un profeta fanático que dio un paso hacia atrás al reclamar sus derechos de nacimiento. Ahora es el principal dirigente religioso de su pueblo.

Cersei Lannister: La buena de Cersei al fin está en la posición que siempre había deseado, la lástima es que parece pensar que todo el mundo es su enemigo, cosa que la empuja a volverse mas y mas paranoica por momentos. Curiosa, muy curiosa.

Lady Brienne de Tarth: La mujer mas fea de los siete reinos es la segunda que mas capítulos tiene el libro. En serio: en qué pensaba el autor? Son unas 100 páginas de las que se salvan dos, las últimas. COMPLETAMENTE prescindible.

Samwell Tarly: El gordito de Sam va ganando protagonismo poco a poco, y se embarcará en un viaje para hacerse con una cadena de maestre acompañado por el Maese Aemon. Un hombre que madura a golpes y que intenta hacer siempre lo correcto.

Arya Stark: La pequeña Stark es la que mas tumbos va dando. Muy curiosa la evolución de ésta cría, que se hace con el corazón de muchos de los lectores de la saga.

Ser Jaime Lannister: De grandísimo cabronazo a... bueno, a conocerlo mejor. Es posiblemente el personaje del libro que mas me ha gustado (y ya venía haciéndolo desde mediados del segundo libro). El hermano gemelo de Cersei se va quitando lentamente la venda de los ojos,

Sansa Stark: La mas cansina de los Stark se me ha hecho menos cansina en éste libro. Y es que a la muchacha la hacía falta espabilarse. Muy intiresenates los movimientos de Meñique vistos desde sus ojos.

Asha Greyjoy y Victarion: Hija y hermano del muerto rey kraken. Ambos son los únicos con posibilidades de derrotar a “un Ojo”, el otro hermano del fallecido rey. Son dos personajes interesantes, pero que se vuelven en casi irrelevantes hasta que llega la conclusión de la reunión de krakens.

Doran y Arianne Martell: El primero es un gran estratega político y dirigente de la casa Martell (un personaje que se nos presenta débil, pero que demuestra tener un gran intelecto). La segunda es su hija, que también tiene sus propios planes respecto a lo que debería hacer la casa Martell.

Opinión personal: Festín de Cuervos no es para nada un mal libro, pero tiene un gran problema: las expectativas.

Me explico. El libro anterior ponía el nivel de Juego de Tronos a la altura de la fama que ha ganado (que sigo pensando que es excesiva); con lo que uno esperaba que las cosas siguieran donde lo había dejado el otro, teniendo ganas de conocer cómo se lo montaban nuestros personajes favoritos (Jon, Daenrys, el Gnomo, Bran...).

Pero no, en su lugar el autor opta por contarnos los sucesos que tienen lugar en otros lugares del mundo. Sí, es cierto que ver a Cersei paranoica tiene sus nervios, o cómo eligen los Greyjoy a su nuevo rey, o incluso seguir a Jaime o a Sansa en sus “nuevas” vidas. Pero lo que se nos cuenta de la trama general es tan pequeño, pasan tan pocas cosas trascendentes (al nivel de las del libro anterior) que te quedas con ganas de mas.

Espero que ése mas lo proporcione lo que esperaba de éste, o las expectativas de los libros de Juego de Tronos caerán en picado en lo que a mi persona se refiere.

Aun así, como he dicho al principio no es un mal libro (trozos de Brienne aparte), entretiene, aporta nuevos puntos de vista y algunos cambios significativos en el mundo de Canción.

Si os gustaron los anteriores seguro que poco o mucho os gustará, pero no esperéis para nada lo que os encontrásteis en Tormenta de Espadas.

Por mi parte os sigo recomendando que leáis la Rueda del Tiempo, me parece infinitamente mejor.

Valoración Personal: 8.
Nota en Amazon: 6,34.
Publicar un comentario