miércoles, 14 de marzo de 2012

De Tapas por Casa V - Queso de cabra con mermelada de fresa a la pimienta

He estado a punto de no hacer éste post ésta semana, y no porque no me haya comido (y hecho) la tapa, sino por pura vagancia. Vamos, que pone que ha salido a las 7 de la mañana, pero son ya casi las 7 de la tarde XD.

Una semana en la que la tapa me ha costado un poquito mas hacerla; y en la que a Rasetsu no le ha gustado demasiado. Pero bueno, a mi sí XD.

El nombre de la tapa puede sonar un poco rimbombante, pero no os lo creáis, se tarda un poco en hacerla, pero no es difícil.

Ingredientes
500 gramos de fresas
350 gramos de azúcar
3 cucharadas (cortas) de pimienta en bolillas
Queso de cabra (de de rulo va bien)
Masa de pizza (las venden pequeñas que van de lujo).

Lo primero y mas complicado es hacer la mermelada. Las medidas que he puesto son para que os sobre un poco; si queréis aprovechar y que os sobre un mucho... doblad las dosis.

Básicamente se trata de poner las fresas en el azúcar, y esperar un rato a que salga el jugo. Una vez lo tenemos, lo metemos todo en un cazo a fuego lento y vamos removiendo, que no se pegue.

A la que las fresas se empiecen a deshacer, hechad las bolillas de pimienta (si en lugar de 3 cucharadas ponéis dos, o una y media, menos picante os saldrá y mas para todos los públicos). Y seguid removiendo hasta que no quede rastro de las fresas y tengáis una textura casi de mermelada.

Y digo casi porque lo mejor es que esté un poco mas líquido: al enfriarse ya cogerá un poco de cuerpo. Mas que nada porque si os pasáis de cocción, lo que obtendréis será una masa dura cuando se enfríe (que podréis reblandecer si la ponéis al microondas unos segundos, tampoco es el fin del mundo).

Cuánto tiempo? Según lo fuerte que tengáis el fuego. Si lo ponéis a cámara lenta... estuve mas de 3 horas. Recomiendo ponerlo al 30/40% de la potencia que tenga, para que no os den las uvas XD.

Una vez con la mermelada hecha, el siguiente paso ya es fácil: ponemos el queso encima de la masa de pizza (llenando el máximo posible, no me seáis tan tacaños como yo), y lo metemos en el horno el tiempo que nos ponga en la masa.

Al sacarlo le echáis la mermelada generosamente por encima, y ya podéis comerlo.

Lo recomiendo mas para una merienda copiosa que para una cena. Igual es demasiado dulce para una cena... no sé. Yo lo he comido ya dos veces y me sigue gustando mucho, pero puede que no os mole encontraros alguna bola de pimienta explotando en vuestra boca XD.

Probadlo y me contáis.

PD: Como siempre, la receta la he sacado de Directo al Paladar.
Publicar un comentario