viernes, 12 de octubre de 2012

Dueño del Deseo - Los MacAllister I


Ahora que puedo leer según que tipo de libros sin que nadie (excepto vosotros) vea lo que estoy leyendo, me he decidido a probar un genero literario que no había tocado hasta el momento.

Y es que si pensabais que el límite de mi moñería había sido alcanzado con los libros de crepúsculo (no con leerlos, sino con el hecho que me gustaran); deberéis cambiar vuestra opinión al conocer que me he leído el Dueño del Deseo, primer libro de una saga englobada en la colección los Highlanders (novelas románticas con toques picantes sobre caballeros en la Inglaterra/Escocia medieval).

Y como no tengo vergüenza ni pudor alguno, aquí os traigo la reseña del libro.

Historia: Cuando el padre de Emily se enfrenta a uno de los hombres más poderosos de Inglaterra, el rey Enrique II decide que la mejor forma de mantener la paz es entregarla como rehén político a Draven, señor de Ravenswood. Draven ha jurado al rey que no le tocarán ni un solo cabello, por mucho que la desee o lo haga enfadarse. Pero ella no lo deja en paz...

Romance, aventura y sensualidad en una apasionante novela ambientada en la Inglaterra medieval.

Pues básicamente esa es la trama, la que cuentan en la contraportada.

Dos nobles (uno mayor y sobreprotector con sus hijas) y el otro una máquina de matar al que todo el mundo teme y tiene por un demonio, acuden al rey de Inglaterra para no llegar a las armas.

Éste, al puro estilo Salomón decide que una de las hijas del noble mayor viva un año con el joven, bajo pena de muerte si le sucede algo a la muchacha.

Lógicamente, el amor entre ambos no tarda en saltar (y la lujuria, dicho sea de paso), pero entre que él teme por su alma y su vida (y ha tenido una vida dura, que le ha encerrado en sí mismo) y ella no para de presionar… pues tenemos una novela ligera, previsible, con alguna dosis de sexo explícito y moñas a más no poder, en la que los protagonistas van más calientes que una estufa por no dar rienda suelta a sus pasiones.

Una mera excusa para ambientar la novela y contarnos la relación “imposible” entre los dos protagonistas.

Personajes: Unos pocos secundarios bien definidos acompañan a los dos protagonistas en ésta distraída novela. Son los siguientes:

Draven: Protagonista masculino, un hombre alto, fuerte, guapo y que ha sido entrenado desde que nació para ser una máquina de matar sin sentimientos, entrenamiento que le ha hecho creer que es de esa forma y no deja que nadie se acerque a él.

La entrada de la chica en su vida hará que tenga momentos muy duros (nunca mejor dicho) y tenga que replantearse cómo es y si puede llegar a querer a alguien.

Simon: Hermano de Draven y única persona que se permite estar cerca del noble, por mucho que éste intente ahuyentarle sin parar. Un hombre dicharachero, que parece querer compensar la seriedad de su hermano con su buen humor. Intenta por todos los medios que Draven salga de su encierro personal.

Emily: Un personaje curioso, mujer del siglo XII que no teme decir lo que piensa en ningún momento. Voluptuosa, rubia, descarada y testaruda, desde el primer momento piensa en Draven como en su futuro marido, con lo que empieza un acose y derribo hacia el hombre para hacerle caer en sus redes.

Una joven con carácter, de la que se agradece que no caiga demasiado en lo ñoño ni en la autocomplacencia, teniendo muy claro lo que quiere.

Hugh: El padre de Emily. Un hombre al que la muerte de su mujer y su hija mayor le hizo centrarse en las otras tres hijas, a las que encerró y sobreprotegió sobremanera. Además, conocía al padre de Draven, y ha traspasado el odio que sentía hacia él hacia su hijo, que no ha hecho nada por negar ser distinto a su progenitor.

Otros: Aquí vendrían todos los que giran en torno a los protagonistas y no tienen demasiado peso, como podrían ser la doncella de Emily (una desvergonzada que le empuja a que provoque sin parar a Draven) o sus hermanas (una con algo de peso en la trama junto a su futuro marido) o el mayordomo de Draven. Unos buenos accesorios que, como he dicho antes, están bien definidos y cumplen bien con su función.

Opinión personal: Sabía que el libro acabaría gustándome por moñas que fuera, pero mi sorpresa ha sido que, pese a que el toma y daca entre los protagonistas es constante, no es sólo en plan romántico, sino que la atracción está enfocada también al plano sexual, con los típicos calentones insatisfechos y esas cosas que pasan a veces.

La trama, pese a existir y tener cierto recorrido (aparte de la relación entre los dos, se entiende) la enemistad entre las dos familias se va resolviendo durante la novela, lo que agrega también algo de profundidad al libro.

Además, entre unos buenos secundarios y altas dosis de sentido del humor (del de sonreís) el libro se lee en un suspiro, pasando la mar de bien como lectura ligera.

Entonces, porqué le pongo el 7 y no una nota más alta? Pues básicamente porque se repiten muchísimo las escenas de quiero y no puedo, de qué caliente estoy o que guapo es. Un error, el de la repetición, que llega a hacerse cansino por momentos y que hace que en lugar de crear expetación haya cierto hastío.

Un error subsanable y que no me hará desistir de leer más adelante la continuación de la novela.

La recomiendo? Pues no lo sé, porque dentro del género no tengo con qué compararla (de momento). Pero si os llama tras leer la reseña, dadle una oportunidad, por tres euros que valía en quioscos…

Valoración Personal: 7.

Publicar un comentario