jueves, 25 de octubre de 2012

Wii - Monster Hunter Tri


A veces, viendo la información de los juegos más vendidos en Japón, se ven propuestas como la de Monster Hunter: cazar un montón de seres enormes e ir mejorando a tu personaje en un juego de rol en el que la habilidad para enfrentarse a las bestias es lo que cuenta.

Y a veces, esas propuestas llaman la atención de mi persona.

Ésta es la historia de Monster Hunter Tri, un juego que me compré dos veces porque me desapareció la bolsa en la que lo traía en el tren sin que me diera cuenta hasta que llegué a mi estación.

Historia: En un pueblecito pesquero ha aparecido un monstruo gigante parecido a un dragón marino que está aterrorizando a la gente y fastidiando cosa mala a un pueblo de pescadores.

Nosotros, como cazadores de seres en ciernes que somos, nos ponemos manos a la obra en el rastreo del bicho: una aventura que no llevará por las tierras cercanas al pueblo, buscando pistas sobre el “dragón”, enfrentándonos a las bestias que pueblan la zona y mejorando como guerreros y nuestro equipo en el proceso.

Una historia lineal, con muy poco peso en el juego.

Apartado técnico: Sorprendentemente decepcionante.

Y es que un juego que se supone que es un triple A no puede lucir tan mal en pantalla. Con unos pixels enormes y unos enemigos que de feos que son cuesta hasta mirarlos.

Vale que la Wii no será conocida por la excelencia de sus gráficos; pero viendo lo que se puede hacer con un Mario o un Zelda da hasta vergüenza ajena ponerse a jugar a éste Monster Hunter.

Es que creo que ni la PSP tiene éstos gráficos (que se ven aún peor con una tele grande, por aquello que los defectos quedan retratados).

Además, el apartado artístico tampoco ayuda demasiado, siendo soso a más no poder y salvándose únicamente el equipamiento de nuestro héroe.

Una banda sonora resultona y unos buenos efectos en los sonidos de los enemigos acaban dando forma a un apartado técnico malo.
Jugabilidad: En un juego de éste estilo, con una historia sosa y casi inexistente y con unos gráficos de hace muuuchos años, se supone que el sistema de juego es el que debe salvar los muebles.

Pues casi que no.

Las opciones que tenemos ante nosotros son bastante variadas: buscar minerales para mejorar equipo, cazar monstruos y vender sus pieles o hacernos armaduras, cocinar su carne, cultivar plantas para pociones, pescar… Y todos esos “minijuegos” ayudan a entretenerte un tiempo, además de ser imprescindibles si queremos tener una mínima opción de acabar con los seres más grandes.

Pero el combate en sí se me antoja impreciso: es complicado apuntar bien con una espada, lo que hace que combates desafiantes (o fáciles) se conviertan en una frustración constante porque no ha hecho el personaje lo que queríamos que hiciera.

Eso se palia un poco con el tiempo, ya que empezamos a conocer por donde falla e intentamos corregirlo nosotros a mano… pero no acaba de funcionar, haciéndose cansino a más no poder a medida que avanzamos en la aventura.

Vamos, que divertido no es. Sobretodo cuando llevamos ya un tiempo a los mandos, que vemos que la cosa se repite y no va más allá.
Opinión Personal: Con éste Monster Hunter Tri me he llevado una de las mayores decepciones que recuerdo con un videojuego.

Y es que obligarse a jugar por aquello de que has pagado por él, y que al menos quieres ver si mejora… es muy triste.

Esperaba unos combates divertidos, dinámicos, donde tu habilidad al mando hiciera que disfrutaras como un enano acorralando a tu presa. Pero son simplotes y sin demasiada gracia (para un reto en lo que a combate se refiere, probad el Demon’s Souls: le da patadas por todos lados a éste juego).

Así que no entiendo por qué leches tiene tanto éxito la saga de Capcom. Un juego que si al menos tuviera una trama interesante que uniera las cacerías, podría savarse por algún sitio, pero es que ni eso.

Así que ya lo sabéis, si tenéis alguna intención de compraros el juego, mejor no lo hagáis: hay propuestas muchísimo mejores incluso dentro del propio catálogo de Wii (The Last Story y los dos Zelda, por ejemplo).

Igual soy yo (viendo las notas que tiene)…

Valoración Personal: 3.

Publicar un comentario