miércoles, 12 de diciembre de 2012

Bleach #51


Mira que Bleach nunca ha sido un manga que destacara por tener un argumento demasiado complejo. Ni lo hará nunca. Pero éste tomo 51 me ha descolocado ligeramente porque no me acordaba casi de nada de lo que había pasado en ésta última saga.

No sé, ésta especie de reset en cuanto a villanos y poderes me ha pillado desprevenido, y no consigo acabar de acostumbrarme a dejar atrás lo que ha sido el pan de cada día hasta el momento: las zampakuto.

El tomo en sí no está mal del todo, hay entrenamiento a tutiplén, aparece el malo, parece que hay algún poder oculto, Ichigo progresa… pero sigue siendo lo mismo con distinto envoltorio, y al no contar demasiado (igual es que tampoco hay más que contar, que no lo descarto) te deja un poco frío.

Y eso que el 50 me gustó y creí que la cosa mejoraría. Iluso de mí.

Qué se le va a hacer, al menos no es ese bodrio sin sentido que fueron las batallas contra los arrancar.

Publicar un comentario