sábado, 2 de febrero de 2013

Cine - Rompe Ralph


La semana pasada, y tras varios fines de semana pensando en ello pero sin ir, nos plantamos en el cine para ver una película de esas que te llama el tráiler desde unos meses antes del estreno. Os estoy hablando de Rompe Ralph.

La premisa de la película es muy sencilla: el malo de un videojuego se ha cansado de ser siempre el malo, durante treinta años ha hecho siempre el mismo papel, y los demás miembros de su juego le desprecian. Así, para ganarse un lugar en su comunidad emprenderá un viaje para buscar una medalla de héroe que le haga ganarse el respeto de su gente.

Un clarísimo homenaje a los clásicos de los videojuegos que se queda demasiado en lo superficial. De verdad que es una pena que una película que prometía tanto, con unos veinte primeros minutos tan chulos (con escenas épicas como la tipo alcohólicos anónimos) acabe degenerando en su núcleo en algo muy pasteloso.

La lástima está en que no han aprovechado el tener el mundo de los videojuegos a su alcance para hacer pasar al protagonista de uno a otro, usando la cinta como un homenaje continuo y variando sus escenarios, lo que le hubiese dado ritmo y colorido.

Pero no, casi todo el metraje pasa en un mundo de golosinas en el que viven unas chicas enanas, cabezonas y de ojos grandes que intentan ser el prototipo de una muñeca Bratzz.

Y aun así la cinta se salva, porque entre los primeros veinte (sobretodo) y los últimos diez minutos tenemos media horita más que disfrutable de lo típico del cine de animación: un gustazo visual y mucha imaginación.

Salí del cine con un sabor agridulce en la boca, había visto una película simple y resultona (aunque demasiado infantil) que podría haber aspirado a mucho más.

Vale la pena verla? Si no la veis con niños creo que hay cosas bastante mejores que ver en su género (Wall-e a la cabeza).

Valoración Personal: 6,8.

Publicar un comentario