viernes, 1 de febrero de 2013

El Paladín de la Noche - La Rosa del Profeta II


El libro que hoy os traigo es la segunda parte de la saga La Rosa del Profeta, de los prolíficos autores Margaret Weis y Tracy Hickman. Después de éste ya sólo queda uno, así que, que no aporta ésta segunda parte de la trilogía?

Historia: Desde el comienzo de los tiempos, veinte dioses rigen el universo. Cada uno de ellos es todopoderoso en su propio reino. Ahora, uno de esos dioses ha transtornado el equilibro del poder y permite que los demás luchen para mantener el control de la situación que, realmente es muy compleja. En la ciudad de Kich, el imán Feisal intenta convertir a los nómadas capturados y encarcelados por las tropas del emir. A partir de este suceso, el emir y el imán emprenden una cruenta guerra santa. Por su parte, los inmortales Sond y Pukah, acompañados del ángel femenino Asrial, se internan en la cueva acuática de Kaug...

En el primer libro se nos presentaba un mundo regido por veinte dioses, en el que uno de ellos quería convertirse en el único, haciendo desaparecer a los demás a base de convertir/matar a todos sus fieles.

A la vez, seguíamos la vida de una pareja de recién casados a los que su Dios había ordenado permanecer juntos, la de un mago joven que las pasaba putas y las de los inmortales al servicio de los distintos Dioses.

Las cosas se habían desmadrado: los fieles protagonistas estaban derrotados y sometidos por los ejércitos de Quar (el que quiere quedarse sólo), pero el trío protagonista había conseguido escapar.

La trama nos lleva a acompañar a éstos tres que consiguieron escapar en un viaje contra su voluntad pero que les llevará a descubrir qué pasó con los dos Dioses que han desaparecido, además de a conocerse un poco más a sí mismos.

Por otro lado tenemos a los inmortales desaparecidos, de los que sabremos el destino.

Sinceramente, pasar, lo que se dice pasar, pasa poco. No sé, esperaba que la trama evolucionara un poco más, porque la del primer libro me gustó y creía que iba a crecer un poco. Pero no, los protagonistas se limitan a dar tumbos hacia un destino que no conocen (pero que al menos está bien), en una cantidad de páginas de relleno bastante importantes. Mientras que la parte que más interesante había quedado (el tema de los inmortales) se resuelve un poco de aquella manera, con una buena idea, pero con muchas menos páginas de las necesarias.

No está mal, pero es un libro sobredimensionado, que para lo que avanza la trama tiene un gran exceso de páginas.

Personajes: Hay bastantes, los suficientes como para dar la sensación de que no están los protagonistas solos en el mundo (defecto presente en otras novelas de los autores). Los principales son los siguientes:

Khardan: Después de huir inconsciente de la batalla, Khardan casi no tiene ningún papel hasta las cien páginas finales, bueno, ser arrastrado de un lado a otro y ponerse rebelde.

Zohra: Incluso tiene menos papel que Khardan, y eso que aparece en muchas páginas. Una lástima a lo que ha quedado relegada ésta aguerrida mujer.

Mateo: Probablemente el único al que le pasan cosas, pero tiene tantas dudas existenciales y le da tantas vueltas a las cosas que llega a hacerse un poco cansino.

Dioses: Otros que salen algo menos, aunque se nos presenta a alguno más. Bien definidos e interesantes.

Djinn: Tienen trama propia, al menos dos de ellos, que el tercero desaparece al empezar la novela… es una trama divertida, con un toque de gamberrismo que los autores saben dar muy bien a alguno de sus personajes en todas sus novelas. Uno de los mejores trozos del libro, lástima que sea tan corto.

Seguidores de Zakhrin: Nuevo Dios que aparece y sus seguidores ganan protagonismo (ahora sabemos quién era uno de los personajes importantes  de la primera novela). Me parece que estos adoradores del maligno son gente bastante interesante, sobretodo el hombre que escolta al trío protagonista. No dudan en matar a quien haga falta, pero no carecen de amor para con los suyos.

Del lado de Quar: Otra parte del libro que apenas sale, y es básicamente la de los enemigos y sus evoluciones. Una pena, porque lo poco que sale da bastantes datos y se hace interesante.

Opinión personal: El Paladín de la Noche es un libro que basa gran parte de su interés en los nuevos personajes y el punto más oscuro que aportan a la narración. Son gente más profunda y con más matices que los conocidos.

Además, la aparición de nuevos Dioses y el resolver el tema de los Djinn añaden más chicha al libro.

Desgraciadamente, el trozo más grande de la novela recae sobre unos personajes que se pasan casi todo el rato inconscientes, y el único que parece poder hacer algo se auto compadece tanto rato que se hace muy cansino.

Y es esa parte más extensa la que hace perder enteros al conjunto.

Si eso no fuera suficiente, la trama tiene velocidades demasiado variables, yendo excesivamente lenta al empezar y pegándose un Sprint demasiado rápido al final (fallo común en las novelas de Weis y Hickman).

El mundo mola, el problema principal también, los personajes (la mayoría) son creíbles y bien definidos, y la ambientación es distinta a la habitual, pero el ritmo desigual y el alargar demasiado un trozo para reducir el siguiente le pesan demasiado a una novela que no deja de ser entretenida en todo momento.

Creo que les encargaron una trilogía para algo que con un par de libros ya estaba finiquitado, pero ya veremos lo que opino al leer el siguiente libro (del que espero bastante más que de éste, la verdad).

Así que por el momento no puedo recomendaros la lectura de ésta minisaga. Cosa que queda pendiente para cuando la haya leído completa.

Valoración personal: 7,1.

Publicar un comentario