sábado, 30 de marzo de 2013

Amor bajo el espino blanco

El no tener un criterio claro a veces te lleva a acabar viendo películas tan dispares como Underworld o ésta amor bajo el espino blanco y disfrutarlas igual. Así que, ante la falta de algo que ver un viernes por la noche y siendo la primera película que se cruzó en mi camino, se entiende que éste drama chino acabara por entretenernos las casi dos horas que dura.

La historia nos lleva hacia la China de la revolución cultural. Allí seguiremos la vida de una joven que quiere ser maestra de escuela, que tiene un padre encarcelado por el régimen y una madre que no para de recordarle que no debe hacer nada para llamar la atención.

En éstas que la envían al campo para seguir con su reeducación, y es allí donde conocerá al hijo de un militar de alto rango del que se enamorará (y viceversa).

Desde ese momento seguiremos la evolución de su relación, sin olvidar lo mal vista que podría estar y el entorno en el que se desarrolla.

Me ha gustado mucho, esa mezcla de cine íntimo, sin apenas diálogos y en el que las imágenes van hablando por sí mismas, unido al trasfondo (no demasiado conocido en mi caso) y la relación entre los personajes, hacen una película muy bonita y que vale la pena ver.

Un drama romántico de los grandes (por ambos lados), que sólo quedó empañado por lo distinto que es el lenguaje visual que usa el director respecto a lo que estoy acostumbrado a ver. Eso no es un fallo de la película, no me entendáis mal, sólo digo que me costó un poco más meterme en ella debido a dicho lenguaje.

Ha sido una buena experiencia, y estoy convencido que repetiré con el cine de ese país, o por lo menos lo intentaré con otra película del mismo director.

Os la recomiendo si os gustan las historias de amor, no tenéis prejuicios o simplemente os interesa ver algo distinto.

Valoración Personal: 8,0.

Publicar un comentario