viernes, 29 de marzo de 2013

El Ladrón de Almas - La Espada de la Verdad XV


Han pasado casi dos años y medio desde que me leí el catorceavo libro de la Espada de la Verdad, el decepcionante Los Pilares de la Creación. Y ahora (según la editorial) con el último libro ya publicado en castellano, me animo a seguir con ésta otrora gran saga.

Hoy os comentaré el Ladrón de Almas.

Historia: Una nueva entrega de una de las sagas de fantasía de mayor éxito de todos los tiempos.

De regreso de los Pilares de la Creación y seguidos de cerca por unas extrañas aves que parecen vigilarles, Richard y sus compañeros descubren la existencia de un imperio aislado y desconocido que ha caído bajo las garras de la Orden Imperial. Para liberar a sus habitantes, Richard tendrá que enfrentarse no sólo a los problemas que ha empezado a causarle su don, sino también a un misterioso y sanguinario personaje llamado Nicholas, creado por las Hermanas de las Tinieblas siguiendo instrucciones de Jagang.

Como siempre en la edición española de la saga, al estar hablando de un libro impar estamos hablando de la primera mitad de un libro en inglés. Así, como acostumbran a ser libros con historias auto conclusivas (aunque arrastren todo el background y una historia mayor) nos encontramos ante el planteamiento de la misma.

Los personajes protagonistas de la saga vuelven al primer plano tras reaparecer en el libro anterior, y lo hacen desde un punto del mapa del mundo muy lejano a la acción: está lejísimos de su tierra natal y del lugar donde la Orden está luchando y acabando con los pueblos libros.

Richard, Kahlan, Cara y Jennsen están de camino hacia la civilización conocida, en un viaje que intenta dejar atrás el sitio del que la Orden toma reclutas, en el que hace tres libros se inició una rebelión que aún no se ha dejado notar en la guerra.

Durante su viaje parece que el don de Richard vuelve a darle por saco produciéndole los conocidos dolores de cabeza (por no dominarlo) que pueden acabar con su vida. Por si fuera poco están siendo vigilados por unos pájaros bastante siniestros, y la magia de la Espada de la Verdad parece no funcionar igual de bien que siempre.

Éste grupo se encontrará con una nueva amenaza: un hombre que ha recibido poderes que no se veían desde 3000 años en el pasado y que puede llegar a ser más peligroso incluso que Jagang y su orden.

La trama la verdad es que no avanza demasiado, siendo el viaje del grupo hacia el lugar donde se encuentra ese ser más involuntario y forzado que otra cosa. Por suerte hay algunos capítulos protagonizados por los abueletes de la saga (Zedd, Nathan y Ann) que son bastante más interesantes que los que ocupan la mayor parte de la novela.

Lo que se nos presenta en éste libro parece más un nuevo intento por alargar la saga que una trama pensada con tiempo y coherente (excepto el tema de los Pilares de la Creación), así que no pasa de entretenida.


Personajes: Gracias a los cielos que la acción vuelve a los protagonistas de siempre, porque la verdad es que el libro protagonizado por Jennsen fue bastante pesado. Vayamos con ellos y sus situaciones.

Richard: El centro del Universo parece que está metido en un nuevo desafío que mezcla el devenir de la rebelión contra la Orden, la desaparición de la magia y un hombre con poderes no vistos en milenios. Por si fuera poco su don le da problemas y su Espada no funciona bien…

Kahlan: Una sombra de lo que ha sido. La Madre Confesora apenas tiene peso, excepto como réplica para las reflexiones de Richard.

Cara: La Mord-sith que acompaña desde hace tiempo a la pareja se ha convertido en una más de la familia, una guardaespaldas para todo. Tampoco tiene demasiado peso.

Jennsen y los suyos: La hermana de Richard se ha convertido en una más del grupo. Una mujer incapaz de ver o ser afectada por la magia, pero que igual no es del todo así… sigue pareciéndome un personaje algo tostón. En cuanto a los suyos, lo más gracioso es la cabra, a la que yo me hubiera comido ya.

La Orden: Apenas sale Jagang y sus planes de conquista, siendo algo que ha quedado en stand by. Lo que se ve es la primera arma humana creada por las Hermanas de las Tinieblas: un hombre capaz de absorber el alma de la gente. Está en un imperio perdido que se redescubre por algo que hizo Kahlan hace ya unos cuantos libros, y que espero esconda algo de información relevante. Al menos el malo (Nicholas) tiene algo de ese carisma de loco que tanto me gusta.

En el Alcázar: El lugar de la magia por excelencia se sigue defendiendo de los ataques con tan sólo dos habitantes. Lástima que sólo salgan un par de capítulos y se les deje olvidados. Aunque me da que reaparecerán hacia el final del libro para hacer un reencuentro con los protagonistas.

Nathan y Ann: El profeta y la mujer que ha movido los hilos del mundo durante casi mil años están en D’Hara. El primero estableciendo una base de poder, y la segunda hundida y sin tener muy claro para que ha servido su larga vida. Sus capítulos (escasos) me han parecido los mejores de la novela, lo más cercano a lo que fue la Espada de la Verdad en su momento.


Opinión personal: Si el treceavo fue casi infumable y el catorceavo remontaba ligeramente (gracias a Zedd), éste quinceavo es ligeramente superior al anterior, pero sigue muy lejos de los buenos de la saga.

Creo que el autor ha perdido totalmente el rumbo, y se ha dedicado a alargar sin sentido una saga que tenía calidad y buenas tramas, pero que parece sumida en el relleno y en el no saber cómo darle carpetazo.

Si las tramas de rellenos fueran divertidas y parecieran encajadas con tiento en la trama general, seguiría disfrutando mucho de la saga. Pero parece que ni los personajes están a la altura de lo que han sido, volviendo a aventuras insulsas y viajes que antes se pasaban por el forro volando o haciendo el típico Deus ex tramposillo.

Ahora parece que den tumbos sin un rumbo fijo, empujados por un matado al que sin la experiencia que tienen ahora se hubieran toreado sin despeinarse. Pero las cosas son como son, y a Goodkind le apetece seguir adelante con la trama de los Pilares de la Creación, para la que ha creado un villano, y con la que ha dejado de lado lo que molaba (persecución de las Hermanas de las Tinieblas, las Hermanas de la Luz, la guerra…).

Cierto es que se trata de la primera parte de una novela, con lo que la segunda es posible que esté mejor y resuelva las cosas. Pero son cosas que no me interesan demasiado, y que o dan un giro de guion que lo liga todo (aunque sea haciendo trampas) o pasarán sin pena ni gloria.

De verdad que sin ser un mal libro da lástima hacia lo que ha derivado una saga que era épica y que nos ha regalado libros realmente buenos.

Valoración personal: 7,2.

PD: Por lo que he visto investigando por la Wikipedia, con el siguiente libro se acaba la saga del Viejo Mundo, y se vuelve a una trilogía final que cerrará la trama. Espero con ganas llegar a dicha trilogía.
PD2: Leed los primeros, son los buenos, luego la cosa cae, y cae…

Publicar un comentario