sábado, 13 de abril de 2013

La Invención de Hugo


En las ya clásicas noches de hamburguesa y cine de casa está claro que acabas viendo películas de todo tipo, desde las clásicas palomiteras sin fondo alguno hasta algunas sorpresas más agradables.

Y en ese amplio abanico tienen cabida cintas que vienen con muy buenas referencias (nominaciones a los oscar, taquilla, crítica…) y éste es el caso de la Invención de Hugo.

En una estación de París, en los años 30, veremos cómo un chaval vive sólo arreglando los relojes de la estación. Un chaval con una evidente aptitud para la mecánica y una fascinación por los autómatas que venden en una de las tiendas de la estación.

Entre el movimiento de la estación, el pasado del chico y una historia que poco a poco se nos va desvelando, asistiremos a una película que intenta ser un canto de amor al cine.

Pero me ha aburrido soberanamente. De verdad que hacía tiempo que no veía una película supuestamente buena y me llevaba tal chasco como me ha pasado con ésta: la historia del niño, la del autómata, la del abuelo que vende juguetes o la de la estación me importan tres pimientos, y el director no sabe (o no quiere) hacer que me importen más.

Creo que se trata de una película que intenta llegar a todos los públicos con un lenguaje y una trama que no lo es, y la mezcla le sale rana, dejando un regusto a pérdida de tiempo importante.

Pero no todo es negativo. El aspecto visual está cuidadísimo, y pese a lo criticado anteriormente no dudo que vaya a tener su público (pero no estoy yo en él).

Lástima, porque tenía ganas de verla. Por lo menos me queda el consuelo de no haberla visto en el cine, que como están las entradas me hubiese dolido sobremanera pagar ese dineral para ver esto.

Valoración Personal: 5 (le doy un punto más por lo bonita que es).
Nota en Filmaffinity: 6,9.

Publicar un comentario