viernes, 24 de mayo de 2013

El Águila del Imperio - Quinto Licinio Cato I


Para Sant Jordi del año pasado, buscando algún libro de literatura histórica que regalarle a mi suegro, me topé con una saga de libros que llamó mi atención.

Al final no le regalamos ese libro, pero a mí me quedó en la cabeza la posibilidad de empezar con una de romanos, y así ha sido. Hoy os traigo el primero volumen de las aventuras de Quinto Licinio Cato.

Historia: En esta primera entrega de la serie asistimos a los primeros pasos de Marco Licinio Cato, quien en Roma obtiene la libertad a cambio de enrolarse en la legión. Tras una primera campaña en Germania, viaja a las islas británicas, tierra de brujas habitada por salvajes. De la mano del rudo centurión Lucio Cornelio Marco, iniciará una emocionante y divertida carrera militar. La segunda legión augusta, por entonces al mando de Vespasiano, será testigo de sus primeras hazañas.

Al fin, un libro que no te cuenta todo lo que pasa en la contraportada! Y eso ya de por sí hace que le dé un voto de confianza adicional que igual no le hubiera dado con la contraportada habitual.

Vamos con la trama en sí.

Dejando el prólogo a un lado, la novela nos narra la llegada de un tal Quinto Licinio Cato al ejército romano, concretamente a la segunda legión situada en germania. El chaval, de apenas dieciséis años, llega con una carta de recomendación y la orden de ponerle de centurión (un cargo de importancia), pero dada la edad y la inexperiencia del joven, le destinan como optio (ayudante de centurión) a las órdenes de Macro.

Así veremos cómo son los primeros tiempos en el ejército romano, el respeto entre soldados, la relación con Macro, la vida en germania… y más adelante movimientos de tropas y asalto a Britania.

Además de la trama de soldados rasos (con sus dosis de acción, camaradería y romance) tendremos de fondo la lucha de poder entre dos nobles de la legión, unas intrigas que se mezclan con el Emperador de la época (Claudio) y que evidentemente involucrarán a los dos protagonistas.

Una trama distraída, pero que funciona mejor en las partes más sencillas que en las de intrigas.

Personajes:

Cato: El protagonista del libro, por aquello que lleva su nombre la saga… es un chaval que ha vivido siempre en palacio, y que por los servicios de su padre, le liberan de la esclavitud y le envían a las legiones.

Culto e inteligente, lo que menos parece Cato es un soldado; y más por lo torpe que es a veces. Aun así, intentará con todas sus fuerzas hacerse un hueco en el que ahora es su mundo, lo que hará que los demás le vayan respetando (con el tiempo).

Macro: Un centurión que se ha ganado su puesto a base de años y años de leal servicio al ejército romano. Un soldado curtido de mil batallas que vive por y para el ejército.

Respetado por sus hombres, Macro es la típica figura fuerte que sirve al héroe de anclaje y figura paternal. Es curioso que no sepa leer, cosa que intenta ocultar para que no le degraden.

Vespasiano: Comandante de la segunda legión. Se nos presenta como un hombre honorable y sin pretensiones políticas (lo contrario que su mujer), alguien que antepone el bienestar de la legión al suyo propio.

De los que están implicados en la trama política es el menos astuto de todos.

Vitelio: Ocupa un cargo a medio camino entre el de comandante y centurión, no en vano es un noble de buena familia. Aparece como alguien fanfarrón y con ansias de poder, que antepone su persona a los demás (lo contrario que Vespasiano).

Otros: Hay otros pocos personajes que merece la pena mencionar, como la mujer de Vespasiano (hábil política y con bastante ambición), Bestia (el instructor de la segunda), Lavinia (esclava de la que se enamora Cato) o Narciso (un liberto que se ha convertido en la mano derecha del Emperador Claudio).

Opinión Personal: La verdad es que tengo una sensación un poco ambigua respecto a ésta novela. Por un lado me ha gustado, y cumple su función como novela de aventuras y acción. Pero por el otro esperaba algo más que esa acción y aventuras.

Y es que la trama que debería haber sido el eje de la novela parece más un anexo para decir que se implican intrigas políticas que algo central. Está ahí, va apareciendo y se resuelve satisfactoriamente (dejando cosillas para seguir en futuras entregas), pero la sensación general es la de desaprovechamiento.

De otro lado está el libro si te lo tomas como una novela histórica de aventuras, con algunos detalles interesantes sobre el funcionamiento de las legiones, la aparición de varios personajes históricos, batallas, huidas, momentos tensos, piques entre compañeros… un montón de elementos habituales en las novelas de aventuras y que están presentes conjugándose la mar de bien.

Vamos, que como entretenimiento puro y duro también funciona bastante bien.

Y luego debemos pensar que es parte de una saga (de más de diez libros y abierta), con lo que se entiende que sea un libro sencillo, para atrapar más rápidamente y empatizar con los protagonistas, dejando (supuestamente) los momentos de más carga argumental y emotiva para futuras entregas.

Me ha gustado, y estoy seguro que leeré al menos un par más para ver como evoluciona, pero debo reconocer que no me ha parecido nada del otro mundo. Divertida y emocionante, pero bastante insustancial.

Ya veremos cómo sigue.

Valoración Personal: 7,4.

Publicar un comentario