viernes, 14 de junio de 2013

El Señor de la Destrucción - Malus Darkblade V


Y final. Con éste libro se cierra la saga de Malus Darkblade en Warhammer, y se nos acaba de contar su historia y la de su lucha constante con el demonio que lleva en su interior.

Vale la pena hacer el viaje con Malus?

Historia: La emocionante conclusión de la saga de Malus Darkblade.

En el mundo de Warhammer ninguna raza es más temida que los elfos oscuros, y ningún miembro de esta raza es más astuto y traicionero que Malus Darkblade. Engañado por el inmundo demonio Tz'arkan, Malus dispone sólo de un año para encontrar cinco talismanes y llevárselos, o su alma inmortal será condenada. Tras muchos meses de penurias y aventuras, a Malus le queda por recuperar un solo talismán: el Amuleto de Vaurog. Al huir de Har Ganeth, el bellaco elfo oscuro es capturado y llevado a Naggarond, donde el Rey Brujo le ordena que lidere la defensa contra una invasión del Caos.

En medio del estruendo de la batalla, mientras asesinos y traidores siguen cada uno de sus movimientos, ¿qué posibilidades tiene Darkblade de encontrar el amuleto, y de llevárselo a Tz'arkan antes de que se acabe el tiempo?

Con cuatro reliquias en su haber y a sólo una de cumplir su trato con el demonio, Malus se ve envuelto en una invasión del Caos contra la tierra de los elfos oscuros que movilizará incluso al mismísimo Rey Brujo.

Pero él sigue a lo suyo, intentando esquivar los golpes mortales que le depara la vida, a la vez que avanza sin descanso en la búsqueda de su objetivo. Un objetivo que no sólo cerrará la trama de las reliquias, sino que devolverá al primer plano a un enemigo recurrente.

Una trama que basa gran parte de su fuerza en el asedio desesperado de una fortaleza Druchii, en el que varias fuerzas parecen tirar de Malus en distintas direcciones, y con las que intenta hacer equilibrios sin que le destrocen.

Por si fuera poco, debe encontrar la reliquia contrarreloj, con los grandes nobles conspirando contra él, con su hermana empeñada en matarle, con el demonio cada vez más poderoso y con pocos recursos a su disposición.

Luchas, traiciones y algo de intriga para la última novela de la saga.

Personajes: Centrado totalmente en Malus, la novela tiene pocas páginas para destacar a nadie más que no sea al protagonista; aun así salen algunos viejos conocidos que es grato recuperar. Vayamos con los principales:

Malus Darkblade: El protagonista de la novela, un elfo oscuro al que parece que sólo impulsa ya el odio y que hará lo posible por recuperar su alma de las garras del demonio. Le preocupa el nivel de corrupción que ha alcanzado ya su cuerpo, y pese a que lo intenta con todas sus fuerzas, parece que el destino le persigue de forma implacable.

Hauclir: El mejor sirviente que ha tenido Malus vuelve a la acción en ésta novela. Y digo el mejor porque es una especie de Malus en miniatura (no por tamaño, sino por peso en la trama) y las conversaciones entre ambos os harán esbozar alguna que otra sonrisa.

Tz'arkan: El demonio conocido como el devorador de mundos ha extendido su corrupción por todo el cuerpo de Malus y sigue empujándole para que le libere de su milenaria prisión. En ésta novela le veremos más fuerte que nunca, desvelando mucho más que en las anteriores.

Nagaira: La hermana de Malus parece haber hecho un pacto con los Dioses Oscuros, y gracias a ello ha obtenido un poder capaz de poner en jaque a la nación de los elfos oscuros. Quiere a Malus, y nada ni nadie podrá pararla para que se haga con él (más por el poder del demonio que lleva dentro que por él mismo).

Otros: Varios viejos conocidos se dan cita también en la novela, personajes que le guardan un rencor especial al protagonista ya sea por una cosa o por otra. Además, Malekith y su madre aparecen como dos secundarios de lujo.

Opinión personal: El cierre de la saga nos trae más aventuras sangrientas de Malus, vamos, que viene a ser más de lo mismo.

La novedad viene de la mano de los enemigos, que ya están desatados y sin las máscaras puestas, lo que hace que el nivel de acción y desesperación de Malus suba un escalón más.

El asedio y las formas de enfrentarse a él hacen de éste libro algo ligeramente diferente, pero al final todo sigue reduciéndose a ver al protagonista enfrentarse a peligros mortales (ya sea conversaciones o combates) de los que parece salir milagrosamente en el último momento.

Y es por esa repetición constante de patrones (exagerada en la primera novela de la saga, y que vuelve en la última con fuerza) que me sigue pareciendo una historia bastante secundaria dentro de la literatura fantástica.

La novela en sí no es mala, es como un blokbuster normalito humor negro y mucha sangre, además de un protagonista carismático. Pero esperaba algo más del final.

En cuanto a la saga en sí, lo mismo que he dicho en el párrafo anterior puede aplicarse al conjunto: buenas ideas, personajes con gancho, situaciones interesantes… pero demasiada acción, un personaje al que le rompen algo cada veinte páginas y que sigue adelante hace que pierdas el interés por lo que le pase: sobrevivirá siempre, y se recuperará en tiempo record.

Vamos, que no puedo recomendárosla, tiene sus momentos buenos, le sobra mínimo 1/3 de su extensión y sólo la disfrutarán aquellos que busquen algo ligero, les guste el personaje o sean fans de Warhammer. El resto absteneros.

Valoración personal: 7,5

Publicar un comentario