domingo, 22 de septiembre de 2013

Oz, un Mundo de Fantasía


La película que hoy es traigo ya venía precedida de una crítica bastante mala, pese a tener un tráiler resultón y entrar por los ojos.

Se trata de una especie de precuela de la mítica el Mago de Oz, esa película con tantos años a sus espaldas y que en Estados Unidos forma parte de su imaginario colectivo. Así, hacer a día de hoy una película en el mismo mundo y que precediera a esa no iba a ser algo sencillo.

Empezamos en una feria cualquiera, donde un mago de poca monta intenta ganarse la vida haciendo trucos de magia para públicos algo difíciles mientras liga con cualquier cosa que lleve faldas.

Es un tipo descarado, con sueños de grandeza pero sin el coraje que hace falta para conseguirlos.

En éstas que éste buen hombre acaba en el mundo de Oz (curiosamente se llama como él), donde le toman como el mago profetizado que vendrá del cielo para acabar con la bruja mala y reinar en paz.

Él sabe que es un malentendido, porque poderes mágicos ninguno, pero se deja llevar por las circunstancias y acaba viéndose envuelto en una especie de guerra civil.

De entrada puede parecer un planteamiento entretenido, y si le sumamos unos paisajes realmente preciosos, algún que otro secundario gracioso y el buen arranque, podemos llegar a pensar que la película está bien.

Y nos equivocaremos.

Oz, un Mundo de Fantasía es una película que cumple con lo mínimo, tiene un guion pobre, un desarrollo de personajes nulo y un enfoque para niños pequeños. Precisamente es ese enfoque lo que echa a perder la película, porque seamos sinceros, cuentos de hadas tontorrones los hay a patadas, y casi todos están mejor que éste.

Durante las más de dos horas y cuarto que dura la película asistiremos a momentos de vergüenza ajena mezclados con otros potables, dándonos una especie de quiero y no puedo que se queda corto. Una película que aspiraba a mucho y se queda en simple entretenimiento para niños.

Encima no puedo decir que se me pasara en un momento o que tenga un buen ritmo, porque la he tenido que ver en dos veces y me he dormido las dos (teniendo que volver atrás por si me había perdido algo en esas pequeñas cabezadas, que no era el caso).

La recomiendo? No. Sin lugar a dudas hay mejores cosas que ver incluso si lo hacéis con los peques de la casa.

Valoración Personal: 5,5.

Publicar un comentario