domingo, 24 de noviembre de 2013

Manga - Bakuman


Hace ya algún añito salió un manga que lo petó como pocos lo habían hecho, Death Note supuso un fenómeno social por lo bien que conjuntaba guion y dibujo para dar un producto distinto.

Pues los dos genios tras ese manga han sacado otro, algo más largo y que no ha hecho tanto ruido. Os estoy hablando de Bakuman.

Historia: Mashiro y Takagi son dos estudiantes de instituto que prácticamente ni se conocen. El primero es el típico chaval sin rumbo fijo que no tiene ilusión por nada, mientras que el segundo es alguien inteligente y muy activo, alguien con el sueño de convertirse en mangaka profesional.

Pero Takagi tiene un problema, y no es otro que tener ni idea de dibujar. Es por eso que, encantado con dibujos de Mashiro le propone formar un dúo creativo en el que el primero haga el guion mientras el segundo se dedica a la parte artística.

En estas que Mashiro está también enamorado de una chica de su clase, y empujado por Takagi (como siempre al inicio) va a su casa a declararse. Las cosas toman un camino curioso cuando la chica y el chico se prometen casarse cuando sus sueños se cumplan (que la chica haga el papel principal en un anime basado en un manga del chico).

Con ésta premisa un tanto pillada por los pelos, empezará a desarrollarse un manga que nos contará los entresijos de la Shonen Jump, cómo viven y a qué retos se deben enfrentar sus autores y los piques que hay entre ellos.

Veinte tomos para narrarnos la vida de éstos chavales y los que les rodean en su camino hacia su sueño a lo largo de los años. Porque sí, el tiempo va pasando capítulo tras capítulo.

Lo que puede parecer un manga del día a día de los protagonistas tiene tantos elementos adicionales, secundarios carismáticos y “secretos” de cómo crear un manga o de las interioridades de la redacción que acaba siendo apasionante capítulo a capítulo. No hubiera pensado nunca que se podía hacer algo tan bueno sobre la vida de unos mangakas.

Personajes: Como he dicho antes, los personajes de Bakuman son uno de sus puntos fuertes, sobre todo los secundarios. Vayamos con ellos.

Moritaka Mashiro: El chaval que se ve arrastrado de entrada al sueño de Takagi. De pequeño quería ser mangaka como su tío, pero tras la muerte del mismo dejó su sueño de lado e iba sin rumbo fijo. Luego, empujado por su nuevo amigo, luchará por un nuevo sueño que encima se vincula con el amor de la chica que le gusta.

Akito Takagi: El chico que lo tiene clarísimo, quiere escribir manga pero no tiene talento para el dibujo. Es un genio de los guiones (y de lo que se le cruce) y alguien muy positivo.

Miho Azuki: Compañera de clase de los dos chicos y chica de la que está enamorado Moritaka. El sueño de ella es ser actriz de doblaje y desde la distancia irán apoyándose para conseguir llegar a donde quieren.

Kaya Miyoshi: Mejor amiga de Miho y también del mismo curso que los dos protas. Es una chica deportista y vital que ayudará en lo que pueda a la pareja de chicos protagonista, ya sea limpiando el estudio o entintando tramas.

Eiji Niizuma: Un chico de la edad de los protagonistas que es un genio del manga, publicando a tan temprana edad en la Shonen Jump y ganando incluso el Premio Tezuka. Un chico con una personalidad cuanto menos peculiar y la espalda a la que querrán alcanzar los dos protagonistas.

Redacción Jump: Como son muchos los personajes de la misma que van saliendo, los pongo a todos en el mismo saco y los comento algo por encima. Es muy curioso ver a los editores, cómo trabajan, cómo se relacionan con sus autores, con sus jefes… o con el mismo editor jefe. Acaban siendo personajes con voz propia, entre los que destaco al editor de Moritaka y Takagi o el ya nombrado editor jefe.

Los Fukudas: Otro grupo de personajes que comento juntos. Se trata de un grupo de mangakas que entran a la vez en la Shonen Jump, jóvenes y con ideas nuevas que enseguida forman un grupo de amigos que se apoyan y se siguen desde sus respectivos estudios. De ellos veremos varias historias, e incluso en ocasiones se convertirán en los protagonistas de la obra.

Luego vendría otro grupo de personajes más freelance, como la madre de Miho o el tío fallecido de Mashiro. Personajes con bastante presencia y que no forman parte del mundo del manga, sino de las vidas privadas de los protagonistas.

Dibujo: Me encanta. El estilo de dibujo de éste manga y de su autor me parece una auténtica delicia, hasta el punto que incluso compré Blue Dragon (pestiño de manga).

Creo que las recreaciones de los personajes son simplemente excelentes, sabiendo dar matices según en qué escena se encuentran e incluso notándose poco a poco el paso de los años en sus rostros o cuerpos.

Es de esos mangas que te entran por los ojos por la gran expresividad que tiene, por la inmensa calidad de cada una de las viñetas, donde se nota que ha estado cuidado hasta el más mínimo detalle.

Y no sólo eso, también sabe desplegar distintos estilos para los mangas de los que se habla en su interior y que son creaciones de distintos autores ficticios, por lo que se ven distintos.

Es un trazo limpio, con bordes muy definidos y que se integran a la perfección con los fondos.

Además, la distribución de las viñetas hace que la gran cantidad de texto que tiene éste manga no tape el dibujo en ningún momento o parezca que el texto prevalezca sobre el dibujo.

Perfecto para el manga que es, ni más ni menos.

Opinión Personal: Bakuman ha sido en los últimos tiempos el manga que más ilusión me hacía encontrarme en mi tienda habitual, incluso por encima de One Piece (que ha recuperado su puesto ahora mismo).

Es una historia que parece a priori poco interesante, pero los grandes recursos y guiones de los dos autores, unidos a mi curiosidad (más al principio de la obra) por conocer el funcionamiento interno de la editorial han hecho que devore sus tomos de una sentada. Y eso que 40/45 minutos no se los quita nadie.

Incluso me ha gustado tanto que creo que es superior a la obra que los puso en el mapa. Sí, Bakuman es mejor que Death Note y creo que lo es a todos los niveles.

Son veinte tomos y podrían haber sido cincuenta. Pero el punto de corte para cerrar la historia y lo que conocemos de la vida de los personajes está muy bien elegido y se hace evidente desde el primer volumen. Sí, señoras y señores no da la sensación en ningún momento de chicle, saben qué quieren contar y cómo hacerlo. Y una vez contado, para qué seguir?

Por si fuera poco, es un manga que juega con lo que cuenta, haciéndolo ellos a la vez en el tomo en cuestión. Por ejemplo, cuando los protagonistas intentan aprender a hacer humor, el manga se pasa al humor. Cuando aprenden un recurso, se usa en el manga, de forma que queda incluso más redondo.

Es una obra maestra? Creo que no, aunque se queda muy cerca.

Lo recomiendo? Sí, sin dudarlo. Y más si te gusta el mundo del manga y tienes curiosidad para saber cómo funciona desde dentro.

Imprescindible y compra obligada.

Valoración Personal: 9,7.


Comprar
Publicar un comentario