sábado, 6 de septiembre de 2014

La Gran Revancha

Hoy os traigo una de esas películas que un su momento no hubieran sido otra cosa que carne de videoclub, de esos productos nacidos a rebufo de obras menores y que lo único que buscan es tirar de nostalgia para que los ya talluditos vayan al cine a pasar un rato entretenido. No, no hablo de los Mercenarios, hablo de la Gran Revancha.

Está claro que Stallone no es tonto, alguien capaz de sacar pasta de debajo de las piedras y que le da a su público lo que quiere. No intenta hacer peliculones, es sincero: vas a ver diversión al estilo de los 80/90 con viejas glorias riéndose de sí mismas.

Y eso es la Gran Revancha, enfrentar a dos actores (Stallone y De Niro) que hace tiempo vieron pasar su mejor momento en una película de boxeo que se ríe un poco de esas gran Rocky y Toro Salvaje. La premisa es sencilla a más no poder: hace 30 años hubo dos boxeadores de la misma ciudad que eran el epítome de la rivalidad, dos ídolos de masas y ambos campeones del mundo. Habían tenido dos combates, una victoria para cada uno, y el siguiente iba a ser el de revancha… pero uno de ellos se retiró.

Ahora, 30 años después y por culpa de un video viral en el que se dan de hostias en un motion capture para un videojuego ha surgido la oportunidad de ganarse un dinero y zanjar la disputa.

Humor tontorrón, actores que no lo hacen mal y saben reírse de sí mismos, una trama que sabe que no da para más, y la ya habitual nostalgia por los tiempos pasados (que si nos hacemos viejos, que si la familia, que etc).

Casposa? Sí. Predecible? Sí. Facilona? Sí. Entretenida? Sí.

Y la verdad es que funciona todo estupendamente. Una película que no engaña a nadie, que sabe lo que quiere y que lo hace muy bien. Pasará a la historia? No. Vale la pena verla si en su momento fuimos fans de ésta gente? Sí.

Valoración Personal: 7.

Publicar un comentario