lunes, 29 de septiembre de 2014

Scandal T2

Hoy toca la segunda temporada de Scandal, cuya primera entrega fue una sorpresa muy agradable al tratarse de una serie con una trama cerrada en pocos capítulos y que añadía en cada capítulo una subtrama auto conclusiva que le daba mayor profundidad a todo.

El miedo lo tenía al ver que la segunda temporada contaba con una temporada completa, de esas de vintipocos capítulos, lo que daba lugar a no tener una trama tan bien definida.
Pues bien, los miedos eran infundados, ya que tenemos la temporada como partida en dos tramas distintas, una en la primera mitad y otra en la segunda, con la segunda continuista respecto a la primera.

Así, veremos al bufete de abogados de Olivia Pope en sus casos para ayudar a los poderosos de Washington en los berenjenales en los que se meten, y eso unido a una trama que implica al presidente de los Estados Unidos y varios de sus más allegados.

Una segunda temporada que parece echar el resto, con unos personajes mucho más redondos, de los que conoceremos bastantes más cosas (como el porqué de su lealtad por la abogada), así como algunos de sus secretos del pasado.

Digo lo echar el resto porque el ritmo de la serie sube varios enteros, con capítulos frenéticos en los que pasan muchas cosas y en la que el tema personal de los personajes está a flor de piel, con relaciones imposibles e incluso tórridas.

Y todo ello rodado con muy buen gusto, a modo de serie para casi todos los públicos, ya que rara será la persona a la que no haya algún elemento que la enganche (la política, los secretos, los personajes, el aspecto visual, las actuaciones, el tema personal…)

Es cierto que en ocasiones tira para lo fácil, pero te engancha desde el primer capítulo y se convierte en una de las series de las que más ganas teníamos de ver el capítulo siguiente.


La recomiendo? Sí.
Publicar un comentario