martes, 4 de noviembre de 2014

Happy! #01

De vez en cuando apetece empezarse un manga nuevo, y con esto en mente Rasetsu se compró el primer tomo de Happy. La idea era sencilla: manga de deportes del autor de Yawara, así nos quitamos el mono hasta (o si) que salga el siguiente tomo de la misma.

La historia es también muy básica. Una chica japonesa de instituto se ha hecho cargo de sus hermanos pequeños tras la muerte de sus padres en un accidente de tráfico. La chica ha compaginado trabajo y estudios como buenamente ha podido y está consiguiendo sacar adelante a los tres pequeños.

El problema viene cuando su (desaparecido) hermano mayor contrae una deuda de 250 millones de yenes con la Yakuza, deuda de la que chica se hace cargo (ya me dirás por qué), momento en el que se plantea hasta trabajar de prostituta en un love hotel.

Cuando parece que las cosas van a ir muy mal para la vida de la chica se cruza en su camino la noticia de una campeona de tennis que gana mucho dinero; así, ni corta ni perezosa se embarcará en un intento por volver a jugar a ese deporte (que dejó para cuidar a su familia) y hacerse profesional del mismo.

Quitando el motivo para jugar (y que a ésta le gusta) tanto los personajes como las situaciones de éste primer tomo recuerdan muchísimo a lo visto en la serie de Yawara, con personajes calcados en lo físico e incluso en lo emocional.

Una sensación de deja vu que no hace si no acrecentarse a medida que avanzan las páginas y nos vamos metiendo en una historia previsible a más no poder.

Ah, pero lo curioso del caso es que sigue enganchando. No sé qué leches hace Urasawa con sus mangas pero tiene la capacidad para dejarte pegado a sus páginas aunque estés leyendo lo mismo que ya ha hecho en otra obra suya.

Espero que a medida que avance el manga se separe un poquito de Yawara, pero las pintas que me trae no son esas. Qué le vamos a hacer, creo que lo disfrutaré igual.



Publicar un comentario