lunes, 3 de noviembre de 2014

Pc - Sims 3

Hoy toca un juego de esos que estoy convencido casi todo el mundo ha probado en algún momento, ya sea en ésta entrega o en alguna anterior, y es que, admitámoslo, a todos nos gusta jugar a ser Dios.

Os hablo de los Sims 3, en su versión básica (si nos metemos con las expansiones no acabo ni para el 2016).

Historia: La que nosotros queramos, y es que desde el inicio de la partida decidiremos qué unidad familiar crear (una familia con los miembros que queramos y la personalidad/apariencia que decidamos), a la que el juego nos asignará unos recursos.

Con esos recursos compraremos un solar o nos haremos una casa y empezaremos a vivir.

Sí, desde ese momento tenemos la libertad total y absoluta de hacer más o menos lo que queramos, desde hacer amigos, ligar, formar una familia, trabajar… Tenemos muchas opciones, lo que unido a la personalidad única de cada Sim hará que cada partida sea todo lo distinta que queramos.

Apartado Técnico: El juego tiene unos añitos a sus espaldas ya, y eso se le nota en cómo se ve en pantalla. Es un juego normalito, que generalmente nos muestra sólo la casa (o zona) en la que está nuestro personaje y que incluso así puede hacernos sufrir al pc por una mala optimización.
Lo chulo está en la variedad de Sims que veremos y sus animaciones, así como a lo bien representadas que estarán nuestras creaciones.

Es un juego artísticamente bien trabajado, lo que ayuda a no tener esa sensación de desfasado que sí tendremos con otros juegos de su año.

En lo sonoro unas cuantas melodías (a las que se pueden añadir nuestros mp3) y un idioma inventado que le da más personalidad al conjunto.

Un juego generalmente sólido pero que tiene una optimización no todo lo buena que debería.
Jugabilidad: Como he dicho ya, Los Sims 3 son un auténtico cajón de arena en el que cada uno va un poco a su bola e intenta que sus personajes vayan lo mejor posible (o no), y lo hace con una jugabilidad realmente sencilla.

Poco más que seleccionar al Sim y clicar en un objeto o persona para que salga un menú desplegable con nuestras opciones, desde sentarse en un sofá o hacer la siesta. Es una forma de jugar sencillísima, con la que tendremos que mantener altas las barras de necesidades de nuestros Sims (ir al baño, comer, dormir, divertirse, ducharse, hablar con la gente…) a la vez que intentamos cumplir sus objetivos en la vida.

Unos objetivos que nos darán puntos para desbloquear nuevos rasgos con algunos bonos (como descuentos en librerías o ir menos al baño), lo que unido a la casi infinita paleta de texturas para personalizar nuestras casas, los distintos niveles de trabajo (con sus salarios y profesiones), la opción de dedicarse a cosas más creativas y sin horarios o el tener la ciudad abierta para ir a dar un paseo o a pescar, nos dan incontables horas de juego.

Son unas horas que a más de uno le cansarán, pero otros querrán que su dinastía (porque los  Simis mueren y pueden tener hijos que crecen a su vez) tenga una mansión, sea rica y desbloquee todas las opciones que nos da el mapa.

Repito que es un juego en el que cada uno va a su aire, pudiendo controlar incluso lo que dura cada etapa de la vida o parar el envejecimiento. Y es en esa apertura de opciones donde se encuentra la jugabilidad del título.

Una jugabilidad que se amplía con cada expansión (además de añadir profesiones y objetos para construir nuestras viviendas) como puede ser la que nos permite irnos de vacaciones y completar miniaventuras gráficas.

Si queréis un juego de simulador de vida y no os importa ir probando expansiones, tenéis juego para años.
Opinión Personal: Como habréis ido viendo durante la reseña, mi opinión sobre el juego se ha ido filtrando por los demás apartados de la misma, y es que al ser un juego tan distinto a  los demás no puedo evitar que un apartado afecte al otro y en el conjunto prime la propuesta sobre todo lo demás.

Y es en la propuesta en lo que el juego destaca y no tiene rival alguno.

Si os gusta la idea de controlar el destino de una familia (o un solo personaje) y os da igual que la mecánica básica sea muy sencilla (se complica al tener que juntar varias mecánicas muy fáciles) o siempre os ha gustado la idea de construir la casa de vuestros sueños, pudiendo elegir incluso el color o el tejido de los sofás… pues éste es vuestro juego.

Si por el contrario, veis las pantallas de la reseña y os entre urticaria, o queréis acción o simplemente un juego con un objetivo claro; pues no os acerquéis a los Sims 3.

En mi caso se trata de una saga a la que me gusta jugar de vez en cuando, de la que tengo dos expansiones y de la que me entra mono una vez cada seis meses más o menos. Así que se puede decir que la disfruto mucho y que estoy esperando con bastantes ganas su cuarta entrega.

Valoración Personal: 8,0.

Comprar
Publicar un comentario