jueves, 22 de enero de 2015

PS3 - Trine

Hubo un juego indie que en el momento de su lanzamiento me llamó la atención, de hecho lo acabé comprando al poco tiempo. Me llamaban su aspecto visual colorista y su planteamiento jugable, pero entre que salió algún tripe A en las mismas fechas y que me petó la PS3 con las partidas guardadas, como que me quedó a medias.

Pero éste verano pasado lo retomé (con la excusa de que me daban su segunda parte en el PSPlus) y hoy os traigo mis impresiones.

Historia: En el típico mundo de fantasía medieval encarnaremos a una ladrona, un guerrero y un mago que se ven envueltos en una aventura para recuperar el misterioso artefacto conocido como Trine. Un artefacto legendario del que poca cosa más conoceremos.

Con tal de conseguirlo, los tres héroes se enfrentarán a una búsqueda que les llevará por diversos parajes y les enfrentará a una gran cantidad de no muertos.

Es una trama muy sencilla, narrada entre niveles a modo de cuento y que no es sino una excusa para presentarnos la siguiente localización. Bastante flojita, la verdad.

Apartado Técnico: Trine es un juego muy colorista, de esos que tiene un buen apartado artístico y que te entran por los ojos aunque tengan unos añitos a sus espaldas y no contaran ya en su momento con un presupuesto demasiado abultado.

Destacan sobre cualquier otra cosa los escenarios,  en los que los tres personajes (grandes y bien animados) tendrán que pasearse para llegar hasta el Trine.

Una banda sonora resultona (con un tema principal pegadizo) y un doblaje al castellano bastante decente redondean un apartado técnico notable para el tipo de juego del que se trata.
Jugabilidad: El meollo del asunto. En Trine tendremos una aventura de plataformas de las de toda la vida, de esas en las que avanzamos por un mundo 2D intentando encontrar el camino correcto y superando a los enemigos que nos encontremos.

Lo bueno y “original” viene en la combinación de habilidades de los tres personajes (intercambiables en cualquier momento) que nos dan múltiples posibilidades para afrontar los retos, ya sea con la fuerza del caballero, la agilidad de la pícara o la magia del mago. Ésta variedad sumada a los inteligentes (pero no desesperantes) puzles que nos encontraremos hacen que Trine se amolde a casi cualquier tipo de jugador.

El resto es más o menos lo de siempre: saltos bien medidos, enemigos con patrones de ataque bastante sencillos, elementos que descubrir por el escenario y unos viales de experiencia que mejoran los poderes de nuestros personajes de distintas maneras (todo muy básico también).

De esos juegos muy sencillos de controlar, pero que gracias a los puzles y a sus distintas formas de encararlos (el combate igual) se hace lo suficientemente entretenido como para tenerte con el mando en las manos las 8/12 horas que puede duraros una primera vuelta (más si queréis sacar todos los extras).
Opinión Personal: En ésta primera entrega de la franquicia Trine, sus responsables cogieron ideas antiguas (ese Vikings de Blizzard) y las supieron modernizar lo suficiente como para darnos un plataformas muy vistoso y con un fondo jugable de la vieja escuela.

Es un muy buen juego descargable, de esos que están en la Store (o en Steam) y que podemos encontrar de oferta de vez en cuando (en Steam lo he visto a dos euros, precio por el que recomiendo encarecidamente su compra).

A los fans de las plataformas es un juego que les gustará mucho, que demuestra que cogiendo ideas antiguas se pueden hacer obras muy entretenidas mediante mecánicas que a día de hoy no están demasiado explotadas.

Por mi parte ya tengo en la PS4 la segunda parte de éste buen plataformas indie, y os recomiendo que si lo encontráis a precios similares al que os he dicho más arriba os hagáis con él y le deis una oportunidad. Creo que vale la pena.

Valoración Personal: 8.
Valoración Metacritic: 83

Publicar un comentario