viernes, 6 de febrero de 2015

Hace un año XI... Nebraska

Da gusto ir conociendo películas que si no hiciera ésta sección ni me atrevería a acercarme a ellas, de esas que ves pasar por la cartelera y piensas que casi mejor no. A veces esas películas están bien, o son bodrios infumables. Cuál de los dos casos es Nebraska?

Del primero.

La película nos traslada a Estados Unidos, donde un hombre de avanzada edad recibe la típica carta que te dice que te ha tocado un millón si te pasas por la oficina y tu número coincide con el premiado (timo de la estampita para que te suscribas a alguna cosa). Pues bien, éste buen hombre se cree que realmente le ha tocado y le insiste a su hijo menor para que le lleve hasta el lugar donde podrá recoger el premio (muy lejos de su casa).

Curiosamente el hijo decide acompañar a su padre, incluso sabiendo que es un timo, más para darle un gusto al viejo y pasar rato con él que otra cosa.

Desde que empieza el viaje la película se convierte en la típica de acercamiento entre padre e hijo en la que van saliendo cosillas del pasado (que le van recordando al buen hombre).

Dejando de lado el viaje en sí, es curioso todo el tramo (la mayor parte de la película) en el que los dos acaban el pueblo de nacimiento del padre, donde los familiares y amigos de la infancia todavía están y se ve el lado mezquino de la gente al creer éstos que realmente le ha tocado la lotería o algo similar.

Es una película bastante pequeñita, tanto en concepto como en producción, que se basa en la buena química entre los dos actores principales y un ritmo amable. Una historia fácil de contar y digerir que nos hará soltar una sonrisa o apenarnos un poco por el padre, pero que en general pasa bastante rápido.

Igual es verdad que da la sensación de ser un tipo de historia ya explotado hasta la saciedad, pero el aura de película pequeña, sin pretensiones, que lo único que quiere es contarte eso sin necesidad de irse por las ramas ni ser grandilociente hace de ésta una película con cierto encanto. Y encima he visto que estuvo nominada a varios premios importantes (tipo Oscar), cosa que no acabo de entender porque no sería una película oscarizable (demasiado indie).

Si os llama una película de viaje y acercamiento padre/hijo, con los trapos sucios (pocos) de una comunidad, buena música, buenas actuaciones y una imagen en blanco y negro (igual por eso las nominaciones, los críticos son gente muy rara) podéis darle una oportunidad. Es de esas que no molesta ver pero que tampoco creo que se recuerden demasiado con el paso del tiempo.

Valoración Personal: 7,2.


Publicar un comentario