lunes, 2 de febrero de 2015

Sandman

Empujado por la Órbita de Endor y mi necesidad de leer algo distinto al manga habitual me lancé hace un tiempo a comprar los (estupendos) tomos que estaba publicando Ecc recopilando uno de los grandes clásicos del comic americano, una joyita conocida como Sandman y que paso a comentaros a continuación.

Historia: Estamos en nuestro mundo hace unas pocas décadas, en una mansión perdida de Inglaterra un mago de tres al cuarto se propone encerrar a la Muerte en una cámara que ha preparado a tal efecto, pero algo sale mal y quien acaba en esa prisión es Sueño, el hermano de Muerte.

Unos años después Sueño consigue escapar de su prisión, momento en el que empieza a arreglar sus asuntos.

Es una historia increíblemente compleja, que se compone de decenas de pequeñas historias que, juntas, nos van conformando un todo mucho mayor que la suma de sus partes. En ese todo conoceremos a la familia de Sueño, el funcionamiento del mundo de Sandman e infinidad de personajes con mayor o menor importancia que irán uniéndose para que el puzle que es Sandman se vaya abriendo ante nuestros ojos.

Son tramas que saben atraparte de principio a fin (excepto alguna excepción rara) y que tocan temas que no tiene por qué estar relacionados entre ellos,  haciendo incluso un repaso a la historia de Inglaterra (y de otras partes del mundo) en apenas unos capítulos.

Sí, sé que soy muy vago respecto a la trama general de Sandman, pero creo que no es eso lo que hace bueno a éste comic, sino más bien la perfecta suma de sus pequeñas tramas.
Dibujo: Generalmente odio que una obra pase por múltiples manos en lo que a aspecto visual se refiere, es algo que me leeréis muchas veces.

Pues con Sandman me trago mis palabras, pero es más por lo peculiar (o extraña) que es ésta obra que porque haya cambiado de opinión.

El hecho de que Sandman sean múltiples historias con ambientaciones distintas o incluso en reinos de la realidad distintos hacen que el cambiar de dibujante en cada una de ellas te hagas más a la idea de esa particularidad, y encima les da un mayor carácter a esas historias individuales, haciéndolas más atractivas de leer.

En general creo que ninguno de los dibujantes hace un trabajo espectacular, pero sí que saben adecuarse a la perfección a la historia que están contando en ese momento, con estilos visuales increíblemente distintos (incluso dentro de un mismo número).

Todo esto hace que pasar de un capítulo a otro de Sandman sea como internarse en un sueño distinto en el que Morfeo nos introduce sin que nos demos cuenta.

Mención aparte merecen las perturbadoras portadas de cada uno de esos números, en las que Dave McKean sabe revolver algo dentro de nosotros y harán que nos detengamos a admirarlas en toda su corrupta grandiosidad. Además, al mantener el mismo artista para todas las portadas le dan cierta cohesión visual a la obra.
Personajes: Siendo una obra larga con tal cantidad de historias auto conclusivas (o no) pasando por sus páginas, es de recibo que la cantidad de personajes que desfilan por sus páginas sea cuanto menos ingente. Así que lejos de meterme con todos y cada uno de ellos los iré comentando así por encima por grupos y sin meterme en profundidad, que los Spoilers los carga el diablo.

Eternos: Siete son los hermanos que junto a Sueño y Muerte conforman los Eternos, aspectos inmortales del Universo que estarán allí hasta que Muerte de carpetazo al Universo.

Entre ellos se llevan como cualquier familia más o menos normal, con sus rencillas, amistades y cabreos. Cada uno rige sobre un Reino distinto, en el que es el amo y señor.

Habitantes del Sueño: Los sirvientes de Sueño ocupan buena parte de la longitud del comic, y es que cuando se nos cuenta lo que pasa en su reino veremos que lo pueblan las más insospechadas criaturas (como Caín y Abel, Mathew el Cuervo o el Bibliotecario Lucien). Todos tienen sus particularidades o incluso llegan a representar distintos aspectos del mismo Sueño (como pesadillas).

Personajes de la Vigilia: Lógicamente el mundo real también ocupa (la mayoría) del espacio de Sandman, en él veremos como seres humanos normales (o no tan normales a veces) se ven envueltos aunque sea de rebote en algunas de las acciones de Morfeo. De hecho hay personajes trascendentes para el final de la obra que forman parte de éste grupo (como el captor de Morfeo, Shakespearre, Hob Gadling – un hombre con el que se encuentra Morfeo cada 100 años -, o muchos otros que le dan gran riqueza al mundod e Sandman.

Personajes Fantásticos: No sólo de humanos, brujos o Eternos vive Sandman. En su mitología también tienen cabida otros reinos y seres fantásticos, desde el Infierno de Lucifer hasta el reino de las hadas de Oberon y Titania. Así, mezclando varios elementos de mitologías distintas podremos ver capitulazos como aquél en el que Lucifer le entrega las llaves del Infierno a Morfeo, momento en que todos los que son alguien (dioses nórdicos, budistas, mitos, ángeles, etc…) se presentan en su reino solicitando que se les entreguen las llaves.
Opinión Personal: Hablar de Sandman es hablar de una obra muy particular, de esas que estás leyendo siendo consciente de lo profunda o rara que es en ocasiones pero sin poder parar de leer, disfrutando de casi todas las historias y metiéndote más y más en su mundo según lo que parecía inconexo va cogiendo forma en tu cabeza.

Pero no es que destaque por esa historia general (muy buena), sigue haciéndolo porque las pequeñas te atrapan, contándote cosas tan distintas y en épocas tan dispares que te descoloca pero sigue empujándote hacia adelante.

Y encima cuenta con algunos personajes geniales, como Lucifer, Morfeo o la misma Muerte (de mis personajes favoritos).

Es una obra que abarca muchísimo, con guiños constantes a elementos de la literatura clásica, algunos evidentes (como que Shakespearre salga unas cuantas veces) y otros más velados, como una frase puesta en el sitio correcto o una referencia que se te escapa la primera vez que lo lees.

Para que os hagáis una idea de las múltiples lecturas que acabaréis dándole a ésta obra os comento uno de los capítulos más emblemáticos. En él veremos en apenas veinte páginas cómo son tres o cuatrocientos años de la historia de Inglaterra, narrada más con las conversaciones de fondo de personajes secundarios que con la principal que van manteniendo en primer plano.

De verdad que no os podéis hacer una idea de lo que es Sandman hasta que no habéis caído en sus redes.

Eso sí, no es un comic para todo el mundo, requiriendo a veces un esfuerzo consciente del lector para disfrutarlo del todo y alejándose mucho de los productos premasticados que imperan a día de hoy. Casi que lo recomendaría sólo si tenéis cierto bagaje lector y más de veinte años.

Para mí ha sido todo un descubrimiento que me ha empujado a leer más clásicos americanos (estoy ahora con Predicador) y a valorar más lo que se ha producido desde ese país.

Ya me contaréis si dejáis que Morfeo ocupe vuestros sueños.

Valoración Personal: 10 (no hay nada ni remotamente parecido).
Publicar un comentario