miércoles, 11 de marzo de 2015

Bleach #59

Hacía años que no podía imaginarme con ganas de empezar a leerme un tomo de Bleach, pero el caso es que esto lleva tres seguidos ya que me están gustando, y mucho.

La historia de éste tomo empieza como algo sencillote y sin ninguna complicación: Ichigo y Renji siguen en el quinto pino entrenándose de formas curiosas (comer y luchar para recuperar su Zampakuto); luego seguimos con un trozo que me ha gustado mucho: el combate entre Kenpachis, emocionante y emotivo.

Y para acabar algo que empezó hace como… diez años? Al fin el padre de Ichigo empieza a contarle su historia, para que sepa de una vez quién es realmente (y está bien contada).

Creo que Bleach murió de éxito, porque si hubieran sido capaces de condensar todo lo de Aizen en una tercera parte de lo que duró y luego pasar directamente a ésta saga y finalizar acto seguido, hubiera quedado una obra mucho más que digna.

Lamentaciones aparte, lo cierto es que al fin se hace justicia a una serie que me gustaba muchísimo en sus inicios (empecé cuando levaban tres o cuatro capítulos del anime en Japonés) y que ha sido una carga en mi cartera durante años. Espero que lo que queda mantenga éste nivel, los fans lo merecemos.


Publicar un comentario