sábado, 25 de abril de 2015

Los Increíbles

Hay películas que por un motivo u otro pasan relativamente desapercibidas, y más teniendo en cuenta los éxitos anteriores y sucesivos de la misma compañía. Éste es el caso de la película los Increíbles, una obra de Pixar que muy pocos ponen entre sus favoritas.

La historia nos lleva a un pasado en el que los superhéroes eran el pan de cada día, un arranque donde vemos un día “cualquiera” en la vida de Mr. Increíble: luchar contra el mal, evitar explosiones, salvar gatitos, espantar seguidores… incluso casarse. Un arranque realmente bueno en una escena larga en la que no paran de suceder cosas.

Pero empieza a suceder lo inevitable: los ciudadanos de a pie empiezan a demandar a los súpers, demandas millonarias que obligan a llegar a un acuerdo con ellos: pasarán al anonimato (una especie de protección de testigos), el gobierno pagará las facturas y ellos nunca volverán a ejercer.

Y pasan los años. Lo que en su momento fueron de superhéroes enamorados y llenos de vida se ha convertido en un matrimonio rutinario, con tres hijos que no pueden hacer uso de sus habilidades y una vida anodina y totalmente cargante.

Hasta que le llega una oferta de trabajo a mr. Increíble, y el hombre, desesperado como está por volver a los tiempos en que podía ser él mismo la acepta.

Se trata de una película de superhéroes con bastantes elementos familiares, incluso con un villano al uso y escenas de acción en la que los poderes de cada uno serán necesarios.

Personalmente creo que estamos ante una de las mejores películas de superhéroes que se ha hecho hasta el momento, ninguneada por ser de animación pero con los suficientes elementos como para enganchar a cualquiera que disfrute con el género.

Como no podía ser de otro modo al tratarse de una película de Pixar cuenta con escenas realmente memorables (la puesta en forma o una en la que Elastic Girl se queda encallada) y un ritmo muy bien llevado, es de esas películas que te acabas y te quedas con ganas de más.

En lo técnico se le notan un poco los años, no pudiendo competir en virtuosismo de ninguna de las maneras con producciones más modernas como Brave o la más reciente Frozen. Pero incluso con ello tiene el suficiente nivel de calidad como para que no se haga duro en ningún momento verla, incluso contando con algún efecto muy chulo.

Dicho lo cual os podéis hacer una idea de que estamos ante una muy buena película de superhéroes, mezclada con humor y escenas familiares casi diría que a partes iguales; con unos personajes muy bien definidos (los dos padres, el villano, los tres hijos, el amigo, la ayudante del malo…) y que no debería dejar de ver nadie que se pase de forma más o menos regular por el blog.

De 10? No. Pero sin duda es una película excelente para disfrutar de vez en cuando.

Valoración Personal: 9,1.


Publicar un comentario