jueves, 25 de junio de 2015

Psych T1

Otra serie que se estrena en el blog pese a llevar ya unos pocos años acabada, una tónica curiosa por aquí, pero que queréis, me cuesta llevar series al día y me decanto por tirar de series acabadas para ir haciendo tiempo hasta que se me acumulan los capítulos.

Pscych viene a cubrir el hueco de comedia, empezada por saber que tiene un buen puñado de capítulos acumulados y que son relativamente fáciles de encontrar.

La serie nos cuenta cómo un chaval sin ningún tipo de oficio ni beneficio (que dicen en mi pueblo) tiene un don curioso: sus dotes de observación cuasi divinas (entrenadas desde pequeño) le permiten quedarse con todos los detalles de lo que va observando, lo que le permite atar cabos y resolver casos policiales con cierta facilidad. Pero como él es como es, en lugar de ayudar a la policía tal cual, lo que hace es hacerse pasar por médium para que le contraten.

Para ayudarle está su amigo de la infancia, un vendedor de medicamentos a farmacias que parece ser muy crédulo y tener mucho tiempo libre.

La nómina de personajes la completan su padre (ex policía) y una pareja de policías del cuerpo (un hombre que no les soporta y una mujer joven con la que seguro acabará liado).

Lo curioso del caso es el enfoque de la serie (al menos en ésta primera temporada) y no es otro que asistir caso tras caso a las payasadas del protagonista. Es una serie sobreactuada a más no poder, con una producción bastante justita y un humor dudoso en ocasiones, pero el caso es que una vez pasado el shock inicial y llegados a la segunda mitad de la misma la cosa mejora y hasta se disfruta.

No es ninguna temporada imprescindible, y como punto de entrada tira para atrás por esa sensación de cutre que tiene todo el roto, pero el caso es que si te obligas a mirarla acabarás por disfrutarla al menos un poquito y olvidarte de sus errores.


Si en el futuro ponen algo más de dinero y las actuaciones se van centrando un poco creo que puede acabar siendo potable; pero de momento no os la recomiendo, hay cosas infinitamente mejores.
Publicar un comentario