domingo, 9 de agosto de 2015

Ant Man

La vi hace casi un mes, en la semana de su estreno, pero entre que no había huecos en el blog y que se me ha pasado el hacer la reseña, será hoy (más de un mes después) cuando os traiga mi opinión sobre Ant-Man, la película que viene a cerrar la Fase II de cine Marvel.

Lo primero que llama la atención es la elección del superhéroe, y es que con Marvel sin los derechos (en ese momento) de X-Men, Cuatro Fantásticos o Spiderman y con el resto de los de primera línea ya utilizados para el ciclo Vengadores empieza a tener que tirar de los más desconocidos, entre ellos éste Ant-Man.

Es cierto que el personaje tiene un peso importante en el universo del comic, siendo de los primeros en entrar en los Vengadores y creando ni más ni menos que a Ultrón. Pero el caso es que para el gran público estamos ante un héroe desconocido.

La película nos cuenta los inicios de ése héroe, cómo se hace con el traje que le permite encogerse y quién es su creador. Con un inicio al más puro estilo película de atracos, enseguida tenemos claro que Ant-Man intenta acercarse al tipo de película que fue Guardianes de la Galaxia, con el humor por delante de la acción (aunque funcionando peor).

Es una película bastante lineal, que nos presenta a los personajes, al malo, la misión, las relaciones… todo de forma típica y sin sobresaltos. Un producto que parece más hecho por encargo que por inspiración y que se basa en centrarse en las pequeñas cosas y no pretender ser una gran película.

Y eso la salva.

En ningún momento Ant-Man intenta ser más de lo que es: una película de humor con algo de acción para presentar a un nuevo Superhéroe llamado a entrar enseguida en las rotaciones de los Vengadores o a hacer cameos en las películas “mayores” de la franquicia. Un héroe que se ocupa de cosas mucho más pequeñas y con menor trascendencia, y que por eso resulta creíble.

Entremezclado con la historia del héroe tenemos la de las relaciones padre-hija, un toque algo ñoño que no por ello deja de sentarle bien al conjunto.

Los efectos especiales están a un nivel muy alto (como viene siendo habitual), con escenas alucinantes (como la primera vez que se hace pequeño) insertadas en menor número que en el resto de películas de la saga (cuenta casi con la mitad de su presupuesto).

En cuanto al ritmo, es posible que tenga alguna caída y que no a todo el mundo le entren igual algunos chascarrillos (como los del grupo de amigos del protagonista); pero hay que reconocerle que en las menos de dos horas que dura no se siente la tentación de mirar el reloj.

Vale la pena verla? Si te interesa el tema de superhéroes sin lugar a dudas. Pero también funciona como película de acción y humor independiente, sentando las bases para posibles secuelas y mostrando que se pueden hacer películas se superhéroes sin recurrir a un enfoque oscuro (que también mola), simplemente diversión y entretenimiento puros.

Para acabar mencionaré que los actores están correctos, destacando el villano y Michael Douglas, ambos en un registro más suelto que el protagonista y la hija de Douglas.

Personalmente la veré de nuevo cuando salga en bluray, y doy por bien empleado el dinero de las entradas del cine.

Valoración Personal: 8.

Publicar un comentario