jueves, 13 de agosto de 2015

The Following T2

Una serie que en su primera temporada me decepcionó ligeramente fue The Following, la historia sobre un asesino en serie con un carisma desbordante, capaz de crear legiones de seguidores fanáticos, y su némesis, un ex agente del FBI que le capturó en el pasado.

La premisa de la serie estaba bastante bien, pero el desarrollo de la misma se perdía hacia la mitad y no acababa de volver a encontrarse a sí misma.

Con éstos antecedentes no esperaba absolutamente nada de la segunda temporada, con una más que evidente vuelta del asesino y una nueva persecución a la vista.

Lo primero que me hizo tener alguna esperanza fue la reducción en el número de episodios, algo que permite centrar mucho más el guion y no ir dando tumbos como un pollo sin cabeza.

Lo segundo fue la incorporación de otro grupo de asesinos, interesados en conocer al de la primera temporada y con sus propios planes de futuro.

En general tenemos una serie muy similar a su primera temporada, con Kevin Bacon y James Purefoy a la cabeza del cartel y una serie de momentos de acción y sangre como puntos altos dentro de los capítulos.

Pero la suerte está de nuestro lado, y el producto final es mucho más recomendable que lo visto anteriormente. Y no es que lo sea por una mejora espectacular en algún elemento, es la suma de pequeñas mejoras lo que hace que ésta temporada sea mucho menos aburrida que la primera.

Eso sí, que nadie se espere una serie seria, con investigaciones sesudas o personajes coherentes. Esto es un disfrute culpable con un buen ritmo que te obliga a apagar el cerebro para verlo si no quieres enfadarte mucho con las constantes trampas de guion que hace una vez tras otra.


Vale la penar empezar la serie? A día de hoy sigo pensando que no, aunque al menos no me voy con la sensación de que me han tomado el pelo: ya sé lo que voy a ver y consigue distrarme.
Publicar un comentario