domingo, 4 de octubre de 2015

Les doy un Año

De vez en cuando apetece salirse de la autoprogramación peliculera que me he impuesto con la sección de “hace un Año”, incluso verse una película malilla en el sofá para desconectar y pasar un rato en blanco.

Éste ha sido el caso de “Les doy un año”, una comedia romántica que nos venía recomendada por Yomvi (cuyo logaritmo de recomendaciones debe ser nulo) y en la que salían un par o tres de actores que nos sonaban.

La película empieza con la boda express de dos personas que apenas hace siete meses que se conocen, pero que por compatibilidad sexual o presión social deciden que ya es hora de sentar la cabeza y se casan.

Desde ese momento veremos cómo son sus primeros meses (hasta el año) de casados, con los problemas e incompatibilidades que pueden surgir cuando dos desconocidos empiezan a vivir juntos y cómo los roces diarios pueden desgastar de forma rapidísima a una pareja.

Además a la ecuación habrá que sumar “los otros”, es decir las personas que entran en las vidas del matrimonio y sí que parecen ser más compatibles que sus propias parejas (interpretados ambos por los únicos actores que me sonaban).

El desarrollo de la película es el de la típica comedia romántica pero sin los enredos y malentendidos, una trama lineal a más no poder aderezada con gags y un grupo de gente disfuncional a más no poder (la consejera matrimonial o el amigo del novio dan vergüenza ajena cada vez que salen).

Creo que en conjunto ha quedado una película muy floja, con unos gags que no acostumbran a funcionar y que provocan más a menudo la ya mentada vergüenza ajena que la carcajada, con momentos olvidables y un actor que da rabia cada vez que aparece (el amigo del novio).

Se salva algo? Que entretiene. Vamos, que la hora y media que dura no se hace demasiado larga, y cuenta con un tramo final con más ritmo y más gracioso. Además, los dos actores conocidos hacen un papel decente (Simon Baker y Anna Faris), aguantando la película mucho mejor que la pareja protagonista.

Vamos, que es una comedia romántica bastante típica pero muy justita, aprobable porque tampoco es tan mala como para suspenderla, pero que no quedará para nada en la memoria.

Valoración Personal: 5,5.
Valoración Metacritic: 50
Publicar un comentario