viernes, 15 de enero de 2016

Apocalipsis II - Stephen King

Hoy os traigo un libro que me ha costado bastante terminar, una novela que es la segunda parte de Apocalipsis (la tengo en dos trozos) y que por una cosa u otra se me he hecho muy cuesta arriba. Qué nos depara Apocalipsis en éste extenso tramo final?

Historia: Esta narración cuenta cómo un virus gripal, creado artificialmente como posible arma bacteriológica, se extiende por Estados Unidos y provoca la muerte de millones de personas. Los supervivientes tienen sueños comunes, en los que aparecen una anciana y un hombre joven. La mujer anciana los incita a viajar a Nebraska para combatir a Randall Flagg, un abominable personaje que lidera las fuerzas del mal y busca su aniquilación definitiva mediante un temible arsenal nuclear.

Evidentemente, al tratarse de un segundo trozo de la misma novela va a ser una continuación del punto en que terminó la anterior.

En ésta ocasión tenemos a los grupos protagonistas ya con una meta clara y común, intentando encontrar algo a lo que aferrarse una vez superado todo el trozo de la epidemia en sí (el virus que da origen a la novela).

El tono del libro cambia bastante, siendo en un principio la búsqueda de una señora que se les aparece en sueños (en contraposición al hombre oscuro que también lo hace) para pasar un poco más adelante a la fundación de una ciudad con los supervivientes “buenos” y su contraposición a la de los supervivientes “malos”.

Como he dicho, el enfoque es distinto, siendo bastante indiferente la epidemia y centrándose en ésta especie de lucha entre el bien y el mal que envuelve el segundo tramo de la novela, pero perdiéndose (en mi opinión demasiado) en la creación y el gobierno inicial de una pequeña comunidad.

La historia que quiere contar ésta segunda novela no está mal, incluso aceptando que se pierda en temas religiosos; pero el ritmo de la misma es prácticamente inexistente, con pasajes laaaargos en los que no sucede absolutamente nada de mención.

Personajes: Ha sido curioso leer ésta novela ya desde el inicio, se me hacía raro reencontrarme con algunos personajes que ya conocía, pero se me hacía más raro aún confundir a algunos entre ellos. Es algo que no me había pasado con ninguna novela de King, así que supongo que debe ser porque en ésta ocasión hay un par o tres de personajes muy similares.

Entre los que más destacan en el libro tenemos los siguientes.

Nick: El chico sordomudo que iba viajando por el país se convierte en uno de los pilares del lado del “bien” un chaval con buenas ideas al que los demás respetan, incluso podría decirse que en ciertos momentos es el líder. Una evolución bastante bien llevada para un personaje muy interesante.

Randall: Al malo de la novela le veremos un poco más en ésta ocasión, sus planes, lo que hace con la gente que acude a él, algunos de sus poderes… y lo haremos casi siempre desde los ojos de sus subordinados o los que estén a su alrededor. Digamos que representa al mal encarnado.

Lloyd: El asesino de la novela anterior parece incrementar en ésta su coeficiente intelectual, convirtiéndose en la mano derecha de Randall y en aquél que dirige el cotarro mientras éste no está. Un personaje que cambia demasiado y que cuenta con una lealtad a prueba de bombas aunque dude en algunos momentos.

Stu: Se convierte en otro de los pilares de la comunidad, uno de los que tiene capítulos propios. Éste personaje se va definiendo poco a poco gracias a su relación con Fran, desdibujándose para mí bastante por sus similitudes con Larry Underwood.

Larry Underwood: El que era el antihéroe en la primera novela parece haber dado un paso al frente convirtiéndose en aquello que debería haber sido desde el principio, por desgracia al hacer eso pierde parte de su encanto y pasa a parecerse demasiado a Stu.

Fran: La chica embarazada pasa a definirse casi exclusivamente por ello, por ser la primera que parirá después de la epidemia y por la esperanza de que los nuevos niños sean inmunes a la misma. Por otro lado su amor por Stu y la animadversión por Harold acaban por conformarla.

Harold: El típico empollón con granos que era en el inicio está roto por dentro, pasándose al lado oscuro por culpa del odio que siente hacia los demás. Un personaje al que vemos ir de mal en peor y que en otras circunstancias podría haber sido hasta molón.

Otros: Hay bastantes personajes más, desde un disminuido psíquico hasta un pirómano con ciertos problemas de autocontrol. Todos ellos le dan color a los dos bandos de la novela, conformando un tapiz de personajes bastante interesantes aunque algunos de ellos sin el gancho suficiente (el profesor que hace teorías, el juez, etc…) siendo meros secundarios la mayoría de ellos.

Es una lástima que no me parezca ver esa comunidad tan bien creada o tan realista que acostumbra a saber hacer bien King, aquí veo más personajes esbozados para dar fondo a la comunidad pero que no tienen protagonismo o simplemente no han conectado conmigo.

Opinión Personal: Es curioso el camino que ha elegido King para la segunda parte de ésta novela, una novela que empieza como un mundo apocalíptico más pero que va girando lentamente hacia lo sobrenatural y la creación de una comunidad.

Es la segunda parte (la de la comunidad) la que ocupa mayor parte de la novela, y no llega a hacerse del todo bien- Por ejemplo, acabo de leerme la parte de Los Muertos Vivientes de Alejandría y le da mil vueltas en la adopción de roles a éste libro.

Tiene además un problema añadido que no acostumbra a serlo con King: el exceso de páginas se hace pesado. Es una novela que le da vueltas y vueltas a lo mismo una y otra vez, perdiendo poco a poco el interés que pudiera tener desde un inicio y pasando a ser más una prueba a superar por el lector que algo que enganche y empuje a leer.

Como digo, una pena, de lo peor que he leído de King, y con bastante diferencia además. Y eso en una novela que en conjunto tiene más de 1.300 páginas hace que terminarla se haga pesado.

En el lado bueno tenemos un buen planteamiento que sorprende por la dirección que toma, un pequeño puñado de personajes interesantes (el retrasado del que he hablado, el sordomudo o el mismo Harold), tocar el tema de las creencias o el tramo final de la novela. Éstos elementos hacen que el libro no suspenda y puede que acabe por gustarle a alguien.

Aunque como he dicho, no puedo recomendarlo porque me he aburrido en casi toda la novela, llevándome más un mes terminar lo que de ser un libro de (por poner un ejemplo) Brandon Sanderson apenas me hubiera llevado una semana.

Si lo habéis leído me interesa saber vuestra opinión, pero ya os digo que si vais buscando una novela de terror os gustará más Sonrisa de Madera (por poner un libro que leí en paralelo a éste) o si queréis Stephen King en modo tocho a mí me gustan infinitamente más Insomnia o It.

Valoración Personal: 5,5.

Publicar un comentario