miércoles, 25 de mayo de 2016

La Espada del Inmortal #24 a #25

Dos días seguidos comentando la Espada del Inmortal, supongo que últimamente es lo que más me apetece leer, y el hecho de tenerlo todo en la estantería supongo que ayuda un poco.

Si en la “saga” anterior decía que el ritmo había bajado, aquí básicamente sucede una única cosa: aparece Shira y se acaba su trama. Éste buen hombre es el auténtico villano de la serie (que no antagonista) una bestia parda capaz de unas atrocidades sin nombre a la que se le ha metido entre ceja y ceja acabar con Manji.

Y eso es lo que tendremos, un combate a más de dos bandas con éste engendro de la naturaleza totalmente desatado. Aquí lo que prima es la crueldad y la personalidad arrolladora de éste personaje, que se come las páginas de los dos tomos como si apenas hubiera un par de decenas.

El dibujo es excelente, a veces rozando lo desagradable por lo escabroso que es en algunas escenas, pero mostrando siempre unos personajes muy bien definidos y una acción que se sigue sin ningún tipo de problema.

Pensar que un combate pueda durar dos tomos y hacerse corto… en fin, es lo que hay. Dudo mucho que en los tomos que quedan pueda haber nada parecido a esto, y no por la calidad del combate en sí (que tampoco es que sea el mejor de la serie) sino por lo visceral que resulta todo y el asco que le hemos llegado a coger a un personaje como Shira.


Muy, pero que muy bueno.
Publicar un comentario