jueves, 12 de mayo de 2016

The Leftovers T1

The Leftovers es una serie de la que oí hablar por primera vez hace relativamente poco (escribo esto en diciembre) como recomendación de un podcast llamado “La Contante”. Allí comentaban que la serie valía mucho la pena, que venía de la mano de Damon Lindelof y que tenía tan sólo 10 capítulos en su primera temporada. Además, la premisa me llamó la atención, así que: por qué no?

La serie empieza muy fuerte: de golpe y porrazo el 2% de la población mundial desaparece sin dejar rastro, personas que un momento antes estaban delante de ti no dejan ni rastro; un suceso increíble que marca a toda la humanidad.

Pero la historia empieza casi tres años después, una época en la que vemos cómo las personas han ido superando las pérdidas de sus seres queridos, y cómo la sociedad se ha adaptado a ello.

Podéis pensar que estamos ante una serie de ciencia ficción pura y dura, pero el enfoque de The Leftovers no es ese, aquí lo que interesa es el componente humano, el cómo están los personajes que quedaron, dejando de lado una posible explicación sobre la desaparición masiva.

Éste enfoque choca al principio, y lo hace más con unos capítulos bastante flojos que únicamente sirven para presentar personajes (de los cinco primeros salvo uno centrado en el cura y momentos puntuales del resto); una presentación que se alarga demasiado y que puede sacar de la serie a los que no entren a ella con paciencia.

Pero luego sabe dar mucho al espectador, una evolución en los personajes, unas relaciones entre ellos y una trama de fondo con una secta que no quiere que la gente olvide lo que pasó, que le dan a la segunda mitad de la temporada todo de lo que adolece la primera mitad.

El ritmo de la serie es el típico del canal en el que se emite: HBO, un ritmo que puede no gustar a todo el mundo por lo lento que es en ocasiones. Por el contrario tiene una factura muy buena, y unos actores principales que hacen un grandísimo papel.

Como he dicho ya se trata de una serie de personajes, así que no es de extrañar que los actores sean parte importante del atractivo de la serie. Y aunque al principio uno tiende a pensar que no son nada del otro mundo, es según les van pasando cosas (y les pasan MUCHAS cosas) que demuestran lo bien hecho que está el casting (salvo el hijo del Sheriff) con unos estupendos Christopher Eccleston y Justin Theroux a la cabeza.

Sé que he dicho que el ritmo es lento, pero la cantidad de cosas que llegan a pasarle al protagonista (el ya mentado Sheriff) son como para hacérselo mirar; y lo bien que se va creando tensión capítulo tras capítulo hace que cada vez estés más enganchado.

Antes de terminar quiero hacer hincapié en la banda sonora. Además de contar con temas conocidos para momentos puntuales, la banda sonora de The Leftovers es un personaje más, una serie de notas de piano que hacen de la serie algo mejor de lo que sería sin ellas, y que supone un trabajo impecable.


Vale la pena ver la primera temporada? Creo que sí, aunque si no toleras muy bien las series lentas (y algo irregulares) no te acerques a ella (igual cambio de opinión al ver la segunda temporada). Pero si por el contrario te gustan las series de personajes y la premisa de ésta te ha llamado la atención, bien puedes darle una oportunidad.
Publicar un comentario