sábado, 20 de agosto de 2016

Hace un año XCI... Y de Repente Tú

La película de hoy la elegí viendo el cartel y pensando que me encontraría ante una comedia insustancial, de esas románticas tontorronas sin nada que aportar. Me equivoqué en mi predicción?

Lo primero que llama la atención de la película es la protagonista, una mujer (alejada del estereotipo de belleza de Hollywood) que ha cogido los peores hábitos del mundo masculino, sexo sin compromiso, hablar sin pensar, ser grosera… algo que hace que su vida sea fácil y cómoda, pero que evita que la gente se acerque a ella. Un comportamiento heredado de un padre un tanto peculiar.

Y como no podía ser de otro modo acaba encontrando a su media naranja, un médico especialista en operar lesiones deportivas. La película está servida.

Lo siguiente que llama la atención es el público al que está dirigido la película, un público sin duda adulto por el tipo de humor y escenas que se ven, con sexo (no explícito) en pantalla y multitud de referencias que pueden incomodar en caso de verla con niños.

Con éstos dos elementos la cinta nos da dos horas de buen humor pero de argumento previsible, con unos últimos veinte minutos que cambian un tanto el tono de la película y hacen que pierda bastante del punch cabroncete que venía teniendo.

Vale la pena destacar la aparición de LeBron James, mucho mejor actor que Shaquille O’Neal, que se interpreta a sí mismo y llena la pantalla con todas y cada una de sus apariciones.

Creo que es una película que vale la pena ver, yo me he reído bastante con ella, y quitando el tramo final me ha parecido una comedia divertida y un tanto distinta. Así que si queréis probar con un argumento visto mil veces enfocado con un tono distinto, estoy convencido que “y de repente tú” os va a gustar.

Valoración Personal: 7.

Publicar un comentario