jueves, 27 de octubre de 2016

El Ministerio del Tiempo T2

Hoy toca hablar de una serie española que sorprendió sobremanera en su primera temporada, consolidando un fandom muy leal y demostrando que en España se pueden hacer series de ciencia ficción que no se sonrojen cuando miran hacia fuera.

El reto era importante, una segunda temporada con más capítulos (13) que siguiera contándonos las aventuras y desventuras de la patrulla del ministerio. Y creo que han conseguido solventarlo.

El esquema sigue siendo el mismo (excepto en un capítulo doble). Capítulos autoconclusivos en los que los protagonistas son enviados a otra época con tal de evitar que la historia se tuerza. La ventaja? Que en ésta segunda temporada han jugado con más géneros, alternando capítulos de pura crónica negra con la comedia más absurda.

Es en ésta mezcla de géneros donde la serie consigue encontrar su hueco y hacerse interesante. Y si encima le sumamos un grupo de personajes principales ya consolidado y bastante carismático (entre los que sigue destacando el gran Alfonso de Entreríos).

La recreación histórica me parece muy meritoria teniendo en cuenta los recursos con los que cuenta la serie, pero tiene una serie de lastres que siguen sin conseguir quitarse de encima, algunos culpa del canal y otros de la misma serie y sus guiones.

Por parte del canal tenemos la aberrante duración de cada capítulo. Una hora y cuarto que hace que las tramas deban estirarse o añadir planos más largos para conseguir llegar a la duración estimada. De verdad que con cincuenta minutitos no quedaría algo mejor?

En cuanto a los errores de la serie tenemos una cantidad de incongruencias y de deus ex que le perdonas porque es ya como uno de la familia, normas que cambian sobre la marcha, personajes que ahora sí pero luego no o actores que no parecen tomarse del todo en serio el proyecto (Rodolfo Sancho, cuando no estás la cosa mejora).

Pero incluso teniendo en cuenta éstos elementos, el resultado final sigue siendo el de una serie que entretiene, que sabe a lo que juega y que tiene muy claras sus armas. Una serie que encima sirve para recordar algunos momentos de nuestra historia que han quedado algo olvidados y que sabe sorprender con cada capítulo.

No está en mi top del año pero sí que está (sin duda) entre las que veo con ganas.


Lástima que en éstos momentos (junio 2016) no se sepa si la serie seguirá o no, porque tienen un producto que puede durar un buen montón de años a poco que lo cuiden. Veremos en qué queda…
Publicar un comentario