lunes, 24 de octubre de 2016

PS4 - Uncharted: El Tesoro de Drake

Mi saga favorita de la generación de consolas anterior (junto a Mass Effect y un poco por encima de los Assassin’s Creed) es sin lugar a dudas Uncharted. Tres juegos que marcaron una consola igual que lo hicieron las producciones anteriores de la misma compañía en las consolas precedentes (Crash Bandicoot y Jack & Daxter) por ofrecer algo distinto que llevaba a la máquina en la que corrían hasta su límite.

Con la salida de la cuarta (y última, al menos de mano de sus creadores) entregas de las aventuras de Nathan Drake, qué mejor que rejugarse del tirón los la trilogía original en su remaster para PS4. Mismo juego, mejores gráficos, algunos elementos refinados.

Para los que queráis saber qué opinaba cuando salió la primera entrega os dejo el link de la reseña. Para los que queráis saber qué opino de éste primer juego jugado a día de hoy… seguid leyendo.
Historia: Nathan Drake es un cazatesoros al más puro estilo Indiana Jones, un deslenguado buscador de fortuna que sueña con encontrar un gran tesoro, ya sea buscando ruinas antiguas o galeones perdidos.

Le encontraremos en su última aventura: buscando la tumba de Francis Drake, conocido pirata y lord inglés del que Nathan dice descender. Su objetivo no es otro sino demostrar que Francis fingió su muerte con tal de esconder (o encontrar) un tesoro como nunca antes se había visto: el mítico el Dorado.

Así pues, seguiremos a Nathan en su viaje por la jungla intentando encontrar el tesoro perdido de Drake y desentrañando los misterios que se irán poniendo en su camino, como que los nazis buscaban ese mismo tesoro u otros elementos algo más ocultos.

Como no podía ser de otro modo habrá una sociedad de mercenarios que querrá el tesoro, y que usará a Drake y a los suyos como pueda con tal de llegar antes al tesoro.

Junto a Drake tendremos a dos personajes para ayudarle, de un lado una especie de mentor del que conoceremos más bien poco: Victor Sullivan, una especie de Drake de más edad. Del oreo a Elena Fisher, una reportera que financia la expedición de Drake para encontrar el ataúd de Francis Drake.

La trama se desarrollará entre tiroteo y tiroteo, avanzando lentamente en lo que hizo Sir Francis y poniendo a Darke contra las cuerdas en su búsqueda del tesoro.

Es una trama sencilla y con menos escenas de vídeo de lo que recordaba, pero perfectamente funcional y con unos personajes principales que desbordan carisma por los cuatro costados.
Apartado técnico: En su momento dije que eran unos gráficos de infarto, que el juego iba a 720p y muy fluido. Ahora, incluso con el gran retoque se ha hecho de los mismos se nota que tienen unos añitos.

A ver, en ningún momento tenemos un apartado visual que nos saque de la aventura, pero los escenarios se sienten demasiado similares entre sí, con unas texturas bastante cuadradas (hay poco elemento arquitectónico redondito) y una sensación general de lo que es: un juego con unos años que ha sufrido un fuerte lavado de cara, pero que no esconde dichos años.

Donde sí que se nota el cambio es en el modelado de los personajes, más fluidos y con mejores texturas. Por no olvidar el incremento de resolución (a 1080p) y de framerate (a 60fps constantes) lo que hace el juego más suave y ágil de jugar.

Os puedo asegurar que incluso notándose que es un juego con cierto tiempo habrá momentos en los que olvidaréis completamente de donde viene: efectos en el agua, mejoras en las luces, escenas de vídeo con el motor del juego que muestran unas caras realmente bien hechas… nada que se pueda comparar al 4, pero aún un buen juego en lo visual, incluso a día de hoy.

Donde sobresale sin lugar a dudas en lo técnico es en la banda sonora y en el doblaje, y es que tanto el tema principal como los secundarios de éste juego son de lo mejor que podéis encontrar en el mundo del videojuego. Y el doblaje no desmerece para nada, ayudando sobremanera a mantener la personalidad de los personajes y a que nos encariñemos con ellos.
Jugabilidad: Éste primer Uncharted sienta las bases de los demás: tiroteos contra multitud de enemigos mediante sistema de coberturas y cambio de armas según las encontremos. Plataformas bastante sencillas que sirven para mostrar vistas espectaculares. Puzzles.

En el sistema de disparo el juego ha sido pulido respecto a la versión original, un pulido que hace que las tres entregas del remaster se sientan exactamente igual a los mandos y que el personaje encuentre mucho mejor las coberturas que antes.

Las plataformas nos aportan algunos de los momentos espectaculares del juego, con salientes que se rompen, caídas imposibles, agarres en el último momento… elementos claves de la saga pero que en su primera entrega están bastante descafeinados. Prácticamente no hay momentos épicos que recordar en cuanto a escenas de vídeo o momentos caída.

Y en lo que hace referencia a los puzles, tenemos los más sencillos de toda la franquicia, se limitan a encontrar cierta palanca o mover algún interruptor. Nada que destacar.

Para añadir reto a los jugadores completistas tenemos un buen puñado de elementos que encontrar, así como siete (u ocho, no recuerdo bien) niveles de dificultad o un modo contrarreloj para terminar los capítulos en el menor tiempo posible. Un pique para batir los tiempos propios o sacar los múltiples trofeos que esconde el juego.
Opinión Personal: Uncharted sigue siendo un gran juego, incluso a día de hoy. Un juego obligatorio más por lo que supuso y por lo que vendrá después que por sí mismo.

Y es que jugado a día de hoy se nota que tiene mecánicas repetitivas que no quedan tan bien camufladas por la ausencia de momentos espectaculares (en los que  los tres juegos siguientes le ganan por goleada). Aun así tiene momentos como la huida en jeep, los momentos de moto acuática o algún tiroteo en especial que sí consiguen hacerte olvidar los años que tiene.

La trama es la más sencilla, los personajes se presentan pero se echa de menos que dialoguen más (o los míticos monólogos de Drake, aquí inexistentes). Una aventura con sabor Indiana Jones que aún no tenía suficiente carisma como para competir de tú a tú con el famoso arqueólogo de Lucas, pero que sabe sentar unas bases sólidas que se explotarán (y de qué manera con la segunda entrega).

Si los escenarios fueran más variados y las situaciones un poquito más espectaculares estaríamos ante un diez como una casa. Pero tal y como está se quedará con una nota ligeramente inferior, pero sólo porque le puntúo teniendo en cuenta a qué fecha estamos y que han salido juegos superiores en todos los aspectos (como su segunda parte).

En cuanto al remaster en sí, creo que vale la pena jugarlo en ésta edición incluso si lo tienes para PS3. Primero por tener los tres juegos en un solo disco, segundo por los retoques en lo jugable que les acercan más entre sí (y que en ésta primera entrega se agradecen especialmente en el sistema de coberturas) y tercero por el modo de juego adicional (contrarreloj) que hará la delicia de los más exigentes.

Yo estoy seguro que acabaré jugándolo junto con los tres siguientes no demasiado adelante en el futuro, así que os podéis hacer una idea de lo que me gusta. Eso sí, entiendo que tiene algunas cosillas que a día de hoy puedan cantar, y más si se ha jugado a sus secuelas.

Valoración Personal: 8,9 (a día de hoy, en su momento le hubiera puesto un 10 como una casa).
Valoración en Meristation: 9,0 al original, 8,5 al remaster.

Valoración Metacritic: 88 al original, 86 al remaster.
Publicar un comentario