lunes, 28 de noviembre de 2016

Juego de Tronos T6

Ya está aquí la reseña de la sexta temporada de Juego de Tronos, y qué pedazo de temporada!

Todo arranca por todo lo alto, con unos cinco capítulos iniciales de un nivel altísimo que hacen tener esperanza en que veremos algo grandioso, por desgracia la serie se desinfla del seis al ocho para terminar con dos capitulazos como no se pueden ver en ninguna serie a día de hoy, más propios de una producción cinematográfica que de algo hecho para la pequeña pantalla.

Como he dicho, el arranque es magistral, recuperando a personajes que teníamos perdidos por uno u otro motivo y centrando la trama de los que iban a ser importantes: Daenerys, Ramsey, Bran, Cersei, el Septón… todos se van colocando en sus posiciones mientras uno tras otro van cascando personajes como si no hubiera un mañana. De verdad que hay muertes en ésta primera mitad de la temporada de todo tipo, algunas sorprendentes.

Para terminar ésta fase tenemos un final de quinto capítulo simplemente épico, del que no diré nada más allá de lo impactante que supone (creo que en impactos de éste estilo ésta sexta temporada es única).

Lástima que luego venga ese ligero bajón, pero viene bien para finiquitar tramas que se arrastraban desde hacía tiempo y dejarnos digerir lo sucedido hasta el momento.

Y cuando parece que la temporada se deshincha… dos capítulos finales inmejorables, uno con la mejor batalla vista hasta el momento en televisión y el otro por todo lo que sucede y que promete de cara a futuro.

Los que tenían miedo de que los guionistas no supieran mantener el nivel al no tener material en el que basarse ya pueden ir tranquilizándose: la serie ES MEJOR que los libros, y como más se separa de los mismos más mejora. Y esto es especialmente sangrante con los libros cuarto y quinto, que han lastrado bastante a lo visto en pantalla.

Por suerte ya se han quitado la losa de tener que ser fieles, y sabiendo hacia donde se dirigen (Martin está implicado en el proyecto) estoy seguro que nos darán unos últimos quince capítulos inolvidables.

No hace falta decir que visualmente es espectacular, que el casting es fantástico y que la música acompaña (genial inicio y final musical del último capítulo); son cosas que ya se le suponen a la serie y que no sorprenden, pero cada año están a un mayor nivel.

Es cierto que ha habido algunos bajones (la trama de Sam, el Perro, Brienne, Arya), pero son bajones dentro de la excelencia, lo que deja esas tramas en notable. Estamos muy mal acostumbrados, y momentos que no aportan gran cosa como el de Sam cenando con sus padres serían de lo mejor en otras series, mientras que en Juego de Tronos queda como anecdótico.


En lo personal creo que ésta sexta temporada ha sido la mejor de todas, no si es el efecto rebote (para mí la quinta es la peor), pero el caso es que he disfrutado como hacía tiempo que no lo hacía, y que volveré a hacerlo cuando salga el Bluray.
Publicar un comentario