lunes, 21 de noviembre de 2016

PS4 - Gone Home

Sigo un tanto frustrado por la poca entidad que tienen los juegos del servicio PS Plus para la PS4, aunque por suerte los estoy aprovechando para las otras consolas de Sony. Incluso así, sigo probando los pequeños indie que aparecen para dicho servicio, uno de los cuales es éste Gone Home que comentaré a continuación.

Historia: Encarnamos a una chica que vuelve a casa tras un viaje por Europa, por suerte o por desgracia parece que no hay nadie en la misma, únicamente una serie de pistas o notas que nos irán contando cosas sobre la familia y sobre la hermana de la chica.

Así, explorando y reuniendo dichas notas nos haremos con la historia que el juego quiere contarnos, una historia bastante convencional pero que sirve de acicate para no dejar de movernos por la casa.

Apartado Técnico: Muy sencillito, un juego en primera persona que no destaca por absolutamente nada y que nos recrea una casa (grande) sin demasiados alardes. Estoy convencido que éste juego funcionaría igual en PS3 e incluso en móviles.

Al menos el sonido sí que está bastante cuidado, con los sonidos de la tormenta siempre en el exterior y nuestros pasos por el interior de la casa.

Muy justito para la plataforma en la que ha salido.
Jugabilidad: En ésta aventura no tendremos ningún tipo de acción o complicación más allá de resolver algún que otro puzzle (sencillito) para poder seguir avanzando por la casa o encontrar todos los pedazos de información posibles.

Habitación tras habitación lo registraremos todo, encontrando mensajes de nuestra hermana que nos darán una visión más amplia con cada uno de ellos.

La verdad es que poco hay que hacer quitando el pasearse y tocarlo todo.
Opinión Personal: Gone Home es más una experiencia que un juego, una forma distinta de contarnos una historia utilizando el mando en lugar de un corto y haciéndonos partícipes de la historia encarnando a la chica que vuelve a casa.

Porque quitando ésta sensación de querer descubrir qué ha pasado el juego no tiene ningún tipo de aliciente, ni tensión, ni acción, ni mecánicas que enganchen… simplemente entre una y dos horas de exploración por una casa en la que nosotros seremos el único habitante.

Personalmente es una experiencia que me ha gustado, pero que no puedo recomendar a nadie pagar por ella. Quizá integrada en Vr o añadiendo algún susto (la ambientación se prestaba mucho a ello) el producto final hubiera sido más destacable, pero al final se queda en una simple curiosidad que probar si te regalan pero por la que no vale la pena pagar.

Curioso y prescindible.

Valoración Personal: 5.

Publicar un comentario