jueves, 26 de enero de 2017

Sinbad T1

Vuelvo a la carga con un anime de esos que te recomiendo Netflix y, al ver que tienen únicamente 13 capítulos, acabar por ver.

Veamos qué tal está Sinbad.

Estudio:  Lacy-duce
Nº Capítulos: 13
Manga Original de: Shinobu Ohtaka
Historia: En un mundo de fantasía donde la guerra es lo habitual nace Sinbad, un chaval que parece tener un destino manifiesto y que de pequeño vive con su padre y su madre arropado por las fuertes creencias de su progenitor.

Hasta que cuando es adolescente se ve envuelto en una trifulca con el ejército de su país, en el que se niega a alistarse. Y qué puede hacer? Intentar ser el primero en conseguir el poder de unas misteriosas torres en las que ejércitos enteros han perecido, pero que parece esconden el poder para convertirse en el rey del mundo.

Así, acompañaremos a Sinbad en sus aventuras para intentar unificar todos los reinos bajo su mando, una aventura que irá siguiendo ciertos pasos lógicos (resueltos de forma poco lógica) mientras consigue más poder y nuevos amigos y aliados.

Es un anime con altas dosis de humor mezclado con una trama algo más seria y con personajes carismáticos. Lástima que sólo se desarrolle una parte y quede pendiente de que se decidan a hacer una segunda temporada para seguir con las aventuras de éste marinero.

Apartado técnico: Sinbad es un anime bastante moderno y eso es algo que se nota en la calidad visual del mismo.

Tenemos una obra que destaca por un colorido muy potente, con grandes contrastes como pueden ser los pelos de los personajes o unos azules muy vivos.

También vale la pena destacar unos diseños de personajes vistosos y muy distintos entre sí, así como unos escenarios originales y bien recreados (además de variados).

En lo que a la animación se refiere nos encontramos con una calidad general bastante decente, destacando sobremanera en los momentos de lucha, donde todo se mueve bastante más fluido.

La pena de ésta serie es la habitual en éste tipo de productos: es irregular en muchos momentos, teniendo tramos largos de capítulos bastante peor hechos que el resto, lo que hace que la sensación general no sea todo lo buena que podría ser.

De notable bajo.
Personajes: En trece capítulos tenemos una serie que se las apaña bastante bien para presentar a un buen puñado de personajes, incluso profundizando un tanto en algunos de ellos. Veamos los principales:

Sinbad: El protagonista de la historia, el chaval que sale de todos los líos como buenamente puede y que sueña con unificar el mundo bajo su bandera. Es con su carisma e inventiva como sale habitualmente de los líos, aunque según pasa el tiempo se va volviendo más y más poderoso a nivel personal. Un protagonista que valora a sus compañeros por encima de todo lo demás.

Dragul: El primer antagonista de la serie, un hombre que debe lealtad a su reino aunque parece anteponer las necesidades de cierta noble. Se enfrentará a su hermano, quien será (sin duda) el villano a futuro. Vamos, que es el típico malo de buen corazón.

Compañeros: Hay unos cuantos compañeros más, no en vano en cada aventura se hace con alguno, pero hablar de ellos sería adelantar acontecimientos, así que paso de hace spoilers.

Ja’far: Niño asesino, entrenado desde su más tierna infancia y líder de una conocida secta de asesinos. El chaval parece obsesionado con matar, siendo violento y no teniendo ningún escrúpulo.

Hinahoho: El primer aliado de importancia que hace el bueno de Sinbad. Se trata de un guerrero del país del hielo que en el momento de conocer al protagonista aún no ha demostrado ser un adulto dentro de su tribu. Un personaje más serio y comedido que el protagonista, demostrará ser un auténtico amigo.

Antagonistas: Igual que en cada país que visitan acaban por hacer amigos, no es menos cierto que los antagonistas están a la orden del día, ya sea competidores en los negocios o guerreros enviados para matar al protagonista.
Opinión Personal: Sinbad es una buena serie de acción y aventuras en un mundo fantástico, sabe mezclar los momentos más serios con humor típico japonés (incluso momentos SD). Pero le pesa mucho en mi valoración personal el que se trate de una primera temporada y que quede tan abierta como queda.

Y es una pena, porque son trece capítulos en los que el protagonista y su causa evolucionan un montón, desde mero matado de un pueblo perdido hasta mantener pactos con pequeñas monarquías y tener una flota comercial importante. Una evolución que vemos en pantalla y que se lleva a cabo tanto de forma diplomática como por la fuerza de las armas.

La inclusión además del poder escondido en las torres hace que la trama tenga un punto misterioso y místico, además de ser una buena excusa para poner en pantalla acción de la buena, con rayos y truenos por todos lados.

Vale la pena decir que en algunos momentos se siente como si faltaran trozos importantes de trama entre un capítulo y el siguiente, trozos que se nos narran mediante voz en off pero que no hubiera estado de más ver. Eso es algo que hace que los saltos de una localización a otro no se sientan demasiado naturales y uno se pregunte cómo va todo lo que se va dejando atrás.

En general es una serie entretenida, que no se hace pesada en ningún momento (cuando apunta a ello acelera su ritmo) y que bien puede merecer la pena verse. Eso sí, avisados estáis de que no termina y de que tiene algunos defectos bastante evidentes.


Valoración Personal: 6,5.
Publicar un comentario