sábado, 22 de abril de 2017

Hace un Año CXXVI... El Niño y la Bestia

Nueva semana, nueva película, en ésta ocasión le toca a la animación japonesa de la mano de un estudio no demasiado conocido en occidente (Studio Chizu). Veamos qué tal está.

La película nos lleva a un mundo donde existe tanto el nuestro como un mundo similar al samurái pero poblado por bestias antropomórficas. En éstas que un niño humano acaba en el otro, y es adoptado por uno de los candidatos a suceder al gran maestro cuando éste se reencarne.

Aquí tenemos una historia de amistad y familia, de dolor y soledad contada a la manera japonesa. La historia del niño y su maestro es una historia muy tierna, bien contada y que consigue llegar en momentos muy puntuales.
En el plano estrictamente formal no encontramos nada excesivamente sorprendente, el dibujo es bueno y los diseños también, pero la animación no destaca, incluso se la podría comprar a animes punteros. La música sí que está bien encontrada, y acompaña perfectamente a la acción en todo momento.

La película tiene varios problemas, el principal (en mi opinión) es que tira mucho de un mundo fantástico que tampoco nos explican demasiado, con las típicas representaciones japonesas en cuanto a los sentimientos (como el agujero en el pecho para la tristeza). Es algo que puede sacar de la película al público menos acostumbrado a éstas metáforas visuales, y que bien podría haberse hecho de forma distinta.

Luego tenemos un ritmo irregular en el tramo medio, algo que se acusa porque la cinta se va por encima de la hora cuarenta y seis, y con quince minutos menos hubiera quedado mejor.

Creo que es una buena película de animación, algo complaciente y típica al final pero que cuando consigue tocar la fibra lo hace de forma excelente. No llega al nivel de referentes como Wolf Children, está en una zona media bastante poblada y a la que sólo se acercarán los más aficionados al anime.

Para los que estén ya curtidos en el anime supondrá una película agradable de ver y que recordarán con cierto cariño; pero no una memorable.

Valoración Personal: 7,5.
Publicar un comentario