miércoles, 10 de mayo de 2017

Rave #16

Vuelve Rave al blog, y lo hace con un tomo que me ha gustado mucho. Incluso podría decir que se ha colado entre mis favoritos de ésta obra (y posiblemente siga siéndolo cuando llegue al final).

Lo primero y menos importante es lo que sucede con el protagonista, es algo que vemos al inicio y al final del tomo y nos muestra un poco lo que está por venir. Pero lo dicho, visto el resto del volumen nos importa bien poco.

Porque lo demás es la historia de Reina y Música. Los dos personajes que están en bandos opuestos pero a los que une su búsqueda de la mítica arma Silver Ray.

Con éstos dos personajes asistiremos a una de las tramas más épicas, bonicas y  emocionantes de Rave; una en la que los dos enemigos se unen para hacer frente a un villano en apariencia indestructible. Me encanta porque hay química entre los dos personajes, es una relación que está naciendo y acaba por cortarse de forma trágica en una de las bajas más recordadas (en mi caso) del manga shonen (también es que hay pocas de relevancia).

La emotividad que sabe imprimirle Mashima al tramo final de dicha historia me parece simplemente genial, y más porque no recurre al habitual truco rastrero de resucitar al personaje cuando le viene bien. No, muere bien muerto.

Sinceramente me parece que es un acierto más por casualidad que buscado, porque no recuerdo unos niveles tan buenos en lo que se refiere a tragedia dentro de sus obras (y eso que le gusta buscarlos). Un oasis dentro del bache que estábamos teniendo en los últimos tomos, sin duda.
Publicar un comentario